Pieza del mes

Un recordatorio de boda de 1905, Pieza del Mes febrero 2011

0 36

El 14 de febrero se celebra el día de San Valentín,  día del amor y la amistad. Esta celebración tuvo sus comienzos en los países anglosajones y se ha ido implantando a lo largo del siglo XIX en otros países. Según la Enciclopedia Católica, el santo cuya festividad cayó en la fecha conocida hoy como Día de San Valentín puede ser  uno de los tres mártires que fueron  ejecutados en el año 270 d. C durante el reinado del Emperador Claudio II.

¿Por qué se asocia a este santo con el amor? Hay varias hipótesis: Algunos creen que es una fiesta cristianizada del paganismo, ya que en la antigua Roma se realizaba la adoración al dios del amor, cuyo nombre griego era Eros y a quien los romanos llamaban Cupido. En esta celebración se pedían los favores del dios a través de regalos u ofrendas para conseguir así encontrar al enamorado ideal. Otras fuentes centran el origen de la historia de San Valentín en la Roma del siglo III, época en la que el cristianismo era perseguido. En este período también se prohibía el matrimonio de los soldados ya que se creía que los hombres solteros rendían más en el campo de batalla que los hombres casados porque no estaban emocionalmente ligados a sus familias.

Es en estas circunstancias cuando surge la figura de San Valentín, un sacerdote cristiano que ante tal injusticia decide casar a las parejas bajo el ritual cristiano a escondidas de los ojos romanos. San Valentín fue ejecutado un 14 de febrero.

La primera asociación entre el amor romántico y el Día de San Valentín se encuentra en el Parlement of Foules (1382) del poeta inglés Geoffrey Chaucer (1343-1400):

“Porque esto fue el día de san Valentín,

cuando cada ave vino aquí a elegir su pareja”

Chaucer escribió este poema en honor al primer aniversario del compromiso entre el rey Ricardo II de Inglaterra con Ana de Bohemia. Se firmó un tratado acerca de este matrimonio el 2 de mayo de 1381. Se casaron ocho meses después, cuando el rey tenía 13 ó 14 años y ella 14.

En el siglo XIX, dentro de los ritos del noviazgo se tenía por costumbre intercambiar  postales de amor y regalos como rosas, chocolate, dulces. También eran muy populares las serenatas. Los regalos para celebrar el nuevo matrimonio, como este recuerdo de boda que exponemos, también llevan implícito un rito de paso de un estado a otro propiciando la buena suerte al nuevo matrimonio, estos ritos sirven para marcar el cambio, la destrucción de los símbolos que lo vinculan con su estatus anterior y en el reconocimiento social del nuevo. Se devuelve al individuo a la sociedad con roles nuevos.

Uno de estos ritos durante el noviazgo, en Olivenza  consistía en regalar  al novio el miércoles Santo un ramito de romero diciendo al entregárselo:

“Verdi e, verdi chera;

Fica preso para quinta fera”

“Verde es y verde huele

Queda preso para el jueves”

Al día siguiente el novio regalaba a la novia un cartucho de almendras.

La litografía, que exponemos como pieza del mes, es una de esas felicitaciones de bodas que hacían los amigos de los novios para conmemorar el día de su boda. La donante fue Natalia Corraliza Gómez en el año 1991. Los novios eran D. Luis Goméz González y Dª Dolores Llofriu Gelabert, oriunda de Elche (Alicante). Vivieron en la Avda. Ramón y Cajal  de Olivenza. La novia vino a Extremadura con su padre D. Rafael Llofriu Ingeniero de Puertos Minas y Canales que estaba haciendo la antigua carretera de Jerez de los Caballeros.

Sobre el autor / 

Administrador

Dejar una respuesta

Debes estar registrado para comentar.

Síguenos en:

Suscríbete:

Manténgase al día con las últimas noticias y actividades del museo, ¡Inscríbete hoy!