Arte y conciencia social se dan la mano en ‘Frágiles’, de Damián Retamar

Del 21 de octubre al 28 de noviembre de 2021, en la sala de Actividades Alternativas del Museo Etnográfico Extremeño González Santana, podrá visitarse la exposición FRÁGILES, de Damián Retamar, creada en 2019 en torno a distintos tipos de fragilidad que conviven en nuestra sociedad: inmigración, familia, pobreza, fauna en peligro de extinción, infancia…, y que la pandemia ha puesto de manifiesto lo frágil que podemos ser al dolor, a la tragedia humanitaria. Las obras se encuentran realizadas con técnica mixta. Diferentes materiales que mezcla con óleo con objeto de conseguir diferentes texturas. En FRÁGILES, el soporte es el cartón que proviene de contenedores de reciclaje, con el fin de reforzar el mensaje de fragilidad, a lo que se suma la palabra frágil o muy frágil, que suele aparecer sobre ellos; otros elementos son tierra recogida del yacimiento arqueológico de EL Turuñuelo (Guareña) y el ajo para eliminar bacterias y fijar la pintura.

Se completa la exposición con pequeños textos redactados por Carmen Posadas, el chef José Andrés, Joaquín Sabina, Luis Pastor, Amancio Prada, Cristina Almeida, Padre Ángel, Pepe Viyuela, Joaquín Araujo…

Un arte con conciencia social que nos invita a pensar, en el momento actual, lo vulnerable que somos los seres humanos y el mundo que nos rodea. Detrás de todo ello, trascendiendo lo artístico, hay un claro interés educativo.

Damián Retamar posa junto a algunas de las obras de «Frágiles»

Damián, natural de Guareña (1960), desde pequeño sintió predilección por la pintura. Estudió en la Escuela de Artes y Oficios de Madrid. Se considera un amante de la naturaleza, temática que refleja continuamente en sus obras. Como pintores que le han servido de referencia enfatiza en El Greco, Velázquez, Goya, Rembrandt, Giacometti, Tapies, Barceló…

El autor se muestra orgulloso de su obra, destacando los grandes murales realizados para homenajear a Luis Chamizo, que se encuentra en Guareña, el realizado para la parroquia del Sagrado Corazón, de Alcorcón o el último, de 5 metros de ancho y 2 de alto que se expone, de manera permanente, en el Museo de la Ciudad de Badajoz, Luis de Morales, desde febrero de 2021, dedicado a homenajear a las víctimas de la pandemia.