Fotografía Presa de Piedra Aguda, Pieza del Mes de octubre 2022

El próximo mes de noviembre se cumplen 70 años del proyecto para la construcción de la presa de embalse para riegos en el río Olivenza.

En 1928, el ingeniero oliventino Manuel Gómez Castaño publicaba El pantano de Piedra Aguda y su utilización, cuyo objetivo era resolver el problema de abastecimiento de agua para nuestra localidad. Gómez Castaño argumenta, tras los estudios realizados que “… no hallé más que un lugar, el denominado Piedra Aguda, adecuado para la construcción de una presa; la cerrada está formada por dos cerros: el de Sal Gil y el de Valderrosales (…) El embalse ocuparía una longitud aproximada de 7 km2. La superficie total ocupada por el embalse sería de 300 hectáreas, de las que descontando próximamente 35 que ocupa el cauce, quedarán para expropiar 265 hectáreas”[1].

La Guerra Civil paralizó este proyecto, retomándose en 1941, aunque la obra se retrasaba por los informes que procuraban los Organismos Oficiales de Badajoz,” totalmente contrarios al proyecto, basándose en que el suelo no ofrecía las condiciones de impermeabilidad exigidas y que el promedio de lluvias tampoco era el deseable por insuficiente”[2]. La insistencia de la Cámara Local ante el Ministro de Agricultura, Rafael Cavestany propicia la realización de un informe sobre la posibilidad de puesta en regadío de 1.400 has, mediante la construcción de una presa en la cerrada de Piedra Aguda, redactado por el ingeniero agrónomo Manuel García de Oteyza, en junio de 1952. Dicho proyecto daría lugar al Proyecto reformado de presa de embalse para riegos en el río Olivenza, obra de ingeniero Gregorio Valero Bermejo, redactado el 20 de noviembre de 1952.

No obstante, hasta el 11 de febrero de 1955 no se aprobó el proyecto y, declarándose el carácter de urgencia de estas obras y la de su utilidad pública[3]. El importe de la construcción de la presa fue de 17.813.108,62 pesetas.

Tras su ejecución, cobraron vida los pueblos de colonización de San Francisco y San Rafael de Olivenza.

[1] GÓMEZ CASTAÑO, M.: El pantano de Piedra Aguda y su utilización. Olivenza, 1928, p. 10.

[2] BORRALLO GIL, T.: Mis recuerdos de a Olivenza española. Badajoz, 1981, p. 83.

[3] VALLECILLO TEODORO, M.A.: 50 años de los pueblos de…. Badajoz, 2007, p. 35.

 

Museo Etnográfico. Extremeño. 'González Santana'. Olivenza. Cartel presentación libro 'Los que nunca se callan'

Presentación del libro ‘Los que nunca se callan’, proyecto literario y solidario a favor de la Asociación Mi Princesa Rett

El próximo 29 de septiembre, a las 19,00 horas, en el Patio de Armas del Alcázar oliventino, se presentará el libro Los que nunca se callan, de Pedro Núñez Vicente, proyecto literario y solidario a favor de la Asociación Mi Princesa Rett, con la finalidad de dar visibilidad al síndrome de Rett, trastorno genético neurológico que provoca pérdida progresiva de capacidades motoras y del habla.

De tanto ir a contracorriente, como aquel salmón al que le cantaba Andrés Calamaro, este pez quiso seguir rompiendo estereotipos y aprendió a volar. Lo hizo gracias a un avión de papel y se dio cuenta de que, mientras ese fuera su medio de transporte, nunca iba a dejar de elevarse.

Lo hizo para hacer del mundo un lugar más justo, donde nadie sea invisible y todos tengamos nuestra oportunidad y lugar que nos corresponde.

Así nace este libro, de la inquietud y una deuda de honor, de un maestro de escuela que no quiso callarse más. Para ello se sirvió de un grupo de locos genios, que le han ayudado a crear una obra literaria que os aseguro, es una bomba.

Más de 30 personas han colaborando de manera directa en toda esta aventura.

Un 26 de noviembre un sueño quiso hacerse terrenal, hoy es una realidad.

 

Museo Etnográfico. Extremeño. González Santana. Olivenza. Día del Alzheimer

Nos unimos a las actividades del Día Mundial del Alzheimer

El 21 de septiembre de 2022, se celebró el Día de las personas con Alzheimer; atendiendo a los pronósticos de la Agencia Estatal de Meteorología, los actos previstos por los organizadores se trasladan al 22 de septiembre. La finalidad de este acto es dar visibilidad a tod@s quienes la padecen, así como a sus cuidadores y cuidadoras. Organizado por CASER Residencial, Museo Etnográfico Extremeño González Santana y Augusto Andrade Díaz, contando con la inestimable colaboración de las residencias Virgen de Guadalupe y Santa Casa de Misericordia, Hogar de Mayores, Excmo Ayuntamiento de Olivenza, colegios Francisco Ortiz y Sagrado Corazón, Plena Inclusión, PIDEX, Asociación Sonríe Olivenza y familiares de personas que sufren esta enfermedad, se dio vida al cuento Hilos de colores, de Elena Fernández.

Desde la Torre Albarrana del alcázar oliventino se colgó una gran sábana donde varios colaboradores han ido colocando atrapasueños, bordados de distintos tamaños, de tonalidad lila, que vienen a representar la pérdida de memoria, de recuerdos, de identidad.

El alzhéimer borra la memoria, no los sentimientos.

Damos las gracias a todas las personas, asociaciones e instituciones que han dado visibilidad a esta experiencia.

En este podcast se entrevista a los reponsables y protagonistas del proyecto Hilos de Colores

Cástor Saldaña Sousa imparte su conferencia ‘Del génesis a la genética cultural’

El jueves, 15 de septiembre de 2022, a las 19:00 h., el investigador oliventino afincado en Perú Cástor Saldaña Sousa, impartirá, en la Sala de Usos Múltiples del Museo Etnográfico Extremeño “González Santana” de Olivenza, la charla titulada Del génesis a la genética cultural. 

Cástor Saldaña con los profesores en el taller de grabado 

La conferencia-coloquio se llevará a cabo sobre el grabado titulado: “Del génesis a la genética cultural”, del psicólogo y antropólogo Cástor Saldaña Sousa. El grabado forma parte de la carátula del libro “Antropología de la corrupción”, que se encuentra en proceso de publicación, del escritor peruano Oswaldo Torres Rodríguez, doctor en Antropología por la Universidad Nacional de San Antonio Abad del Cusco. Torres Rodríguez formó parte de la comisión creadora del Colegio de Antropólogos del Perú y fue cofundador de la Asociación Latinoamericana de Antropología.

La tesis principal que nos presenta el autor es que la corrupción es sinónimo de depredación, se transmite genéticamente y se aprende por la cultura. Sobre la base del contenido del libro “Antropología de la corrupción” dialogaremos sobre este tema para reflexionar acerca de los modos de vida a los que hemos llegado en la actualidad, teniendo como eje la ética y la moral.

Cástor Saldaña Sousa

Cástor Saldaña Sousa es investigador Renacyt-Concytec en Perú, perteneciente al grupo Carlos Monge Medrano. Miembro del grupo de investigación “PURIQ” de la Universidad Nacional Autónoma de Huanta, Perú. Es Doctor en Antropología Aplicada: Salud y Desarrollo Comunitario por la Universidad de Salamanca, España. Cum Laude Mención Internacional con Premio Extraordinario de Doctorado. Posgrado en Medicina Psicosomática y Psicología de la Salud por la Sociedad Española de Medicina Psicosomática y Psicoterapia. Licenciado en Psicología por la Universidad de Salamanca. Ha realizado trabajos de campo en la medicina tradicional andina y en comunidades nativas de la selva peruana con los grupos Ashaninkas y Matsiguengas. Actualmente realiza su tesis de licenciatura en artes plásticas en la Escuela Superior de Formación Artística Pública “Felipe Guamán Poma de Ayala” de Ayacucho. Está abocado al estudio del ser humano desde una visión holística e interdisciplinaria.

Abrahán Batres trae a Olivenza su exposición «Tiempo Líquido … «

Del 17 de septiembre al 15 de octubre de 2022, en la Sala de Actividades Alternativas de nuestro Museo, se puede visitar la exposición de Abrahán Batres, Tiempo líquido. La importancia de ser conscientes de este preciso instante.

Abrahán Batres

Abrahán Batres ha tenido la suerte de estar en contacto con el arte desde muy pequeño, merced a vivirlo en su propia casa, a la vez que visitar pinacotecas de diferentes países. Su interés fue tal que a los 18 años comenzó a materializar sus ideas en cuadernos, desarrollando un lenguaje figurativo simbólico que, en ocasiones, evoca elementos oníricos, con una gran carga personal.

Como técnica emplea, principalmente gouache, incluyendo, a veces, papeles para dar vida a collages. Las líneas son limpias y claras, con un uso particular del cromatismo. Todo ello con objeto de conectar con el espectador.

En cuanto a temática, sus obras intentan mostrar la complejidad de las relaciones humanas, distintas formas de amar, la maternidad, la solidaridad entre mujeres ante comportamientos machistas, la complicidad, el proceso creativo o el autodescubrimiento.

Todas sus creaciones hablan de su vida, de sus sentimientos, pues concibe el arte como una extensión suya, como una forma de sanar emociones y encontrar un equilibrio espiritual, utilizando siempre un lenguaje propio al que suele añadir poemas que él mismo elabora.

A día de hoy, Abrahán continúa investigando nuevas formas de creación, como el bordado, el collage y la escultura de mayor tamaño.

En 2019, ha participado en la exposición colectiva JABA, en Badajoz, y, desde 2020, en individuales como Despertares y Paisajes interiores, en Badajoz y Mérida, Reflejos, en Salamanca …

Para más información sobre el autor y su obra, se puede consultar la página web www.achbatres.wix.com/batres o la red social Instagram @_abrahanbatres.

Navío portugués grabado en Torre del Homenaje, Pieza del Mes de septiembre 2022

El Proyecto Rutas y Desarrollo Cultural Lago Alqueva 2020, cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional, con cargo al Programa de Cooperación Interreg V España-Portugal (POCTEP), canalizado a través del Ayuntamiento de Olivenza, ha puesto en valor los grabados existentes en la Torre del Homenaje, edificio catalogado como BIC por Ley 16/1985, de 25 de junio.

La empresa ArqInnova, de la mano de Cristina Cívico Lozano y Ana Santa Cruz Martín, llevó a cabo su catalogación, registro y documentación; en total, más de 885 grabado, repartidos por los paramentos y saeteras de la Torre y realizados, la mayor parte, por incisión de un objeto punzante sobre el revestimiento principal.

De todos ellos queremos destacar, en la saetera que se localiza en la rampa número 10, el grabado del barco típico lusitano para la navegación de cabotaje por la costa africana, con el que pasarían del océano Atlántico al Índico para crear enclaves comerciales en India, China…

Fruto de estos viajes por la costa de África, conocieron nuevas costumbres, pueblos, animales…, que se reconocen en estos grabados, además de figuras humanas, motivos heráldicos, zoomorfos, antropomorfos…

Elegimos este grabado como pieza representativa de este mes, por conmemorarse los 500 años de la vuelta al mundo de Juan Sebastián Elcano, a la vez que resaltar la importancia de los descubrimientos portugueses.

Sacramento García Buzo vuelve al Museo con la exposición ‘El espíritu de la India’

Desde el 6 de julio hasta el 11 de septiembre 2022, la artista plástica Sacramento García Buzo expondrá su colección El espíritu de la India, en la sala de Actividades Alternativas del Museo Etnográfico Extremeño González Santana, de Olivenza.

Sacramento García Buzo

Sacramento, aunque adquirió unas bases técnicas para la pintura en el estudio de María Teresa Romero, siempre se ha considerado autodidacta. Fue en la década de 1980 cuando comenzó, en serio, su etapa pictórica, entrando a formar parte de la Asociación de Pintores Pacenses.

Su trayectoria artística se ha centrado en el retrato y ha ido en paralelo a la enseñanza pública. En nuestro Museo esta sería su tercera exposición, tras Imagen viva II (2013) y Un paseo por la calle (2016).

Con El espíritu de la India, Sacramento, como amante de la figura humana, a lo largo de los 19 cuadros que constituyen la colección, refleja los rasgos más significativos de la idiosincrasia hindú, fruto de la mezcla de culturas, de sus tradiciones, de sus religiones; todo ello a través de una pincelada realista con ciertos toques impresionistas.

Maqueta de molino harinero hidráulico, Pieza del Mes de julio 2022

Muchos son los molinos harineros hidráulicos construidos en ambas márgenes del río Guadiana y en arroyos. Buena parte de ellos, símbolos de un modo de vida y de una arquitectura popular, han desaparecido anegados por las aguas de la presa de Alqueva.

Con esta maqueta se rescata la estructura externa e interna de un molino de rueda horizontal o de rodezno que, en este caso cuenta con dos ruedas.

Su fachada exterior, la que soporta el empuje del agua, presenta un muro grueso, sin ventanas, además de tajamares para aguantar la fuerza de la corriente; la opuesta, de menor grosor, muestra ventanas cuadradas y un contrafuerte. En un lateral, puerta de entrada, y frente a ella, ventana rectangular.

En su interior se aprecia una parte inferior, donde se aloja la maquinaria principal, el canal cerrado y el cárcavo; el primero de ellos comunica la balsa con el cárcavo, entrando el agua por unas compuertas, en el caso de esta maqueta son tres, llamadas paraderas, que se regulan a gusto del molinero. En el cárcavo se halla el rodezno, una rueda horizontal compuesta por especie de radios curvos de madera, que gira por el paso del agua, transmitiendo a través de un eje el movimiento a la piedra volandera ubicada sobre otra fija, llamada solera que se apoya sobre el alfarje o poyo. En el centro del molino se distingue un aliviadero que permitía el paso del agua cuando no se molía; también se empleaba para capturar peces con garlitos o cestos de mimbre.

De la maquinaria que se visualiza en esta maqueta, mencionemos además del rodezno o rodete, el aliviador, mecanismo que permitía subir o bajar el rodezno, el árbol y piedra volandera para que la harina pudiera salir más o menos fina; las piedras o muelas, de mármol o granito. Sobre ellas se reconoce la tolva, caja troncocónica invertida en la que se depositaba el grano, apoyada en la canaleja, que vertía el grano en la piedra. Este caía sobre el centro de ella y, a medida que gira, lo muele. En la parte superior de la tolva se sitúa un balancín, artilugio que servía al molinero para saber el grano que quedaba en la tolva y así impedir que las piedras giraran en seco[1].

Por último, se presentan, en una caja rectangular, simulando una cuartilla, una piqueta, para tallar las estrías de la piedra, un cuartillo, medida que empleaba el molinero para cobrar la maquila o cantidad de harina que se pagaba en concepto de molienda, y una pequeña escoba.

Esta pieza fue donada por su autor, José Antonio Torrado González, en junio de 2021. En la actualidad se encuentra expuesta en el pasillo de la planta baja, frente a la sala dedicada a Almazara.

[1] TORRADO GONZÁLEZ, J.A.: Los molinos harineros del Guadiana fronterizo. Badajoz, 2002.

Pasaporte (1926), Pieza del Mes de junio 2022

Para este mes de junio, que dedicamos a Portugal, hemos elegido este pasaporte, palabra que proviene del francés passeport, documento confeccionado por un gobierno que permite a sus ciudadanos salir de un país para ir a otro, fechado el 31 de julio de 1926.

A lo largo de sus 32 páginas, con cubierta de color sepia, contiene, en su primera hoja, sello, su número (1032) y el nombre de la portadora, doña Gala Castellanos.  En ella se establece su razón de ser, que no es otra que permitir a su titular la posibilidad de desplazarse a Portugal. Su validez, un año.

Incluye una tarjeta con mapa, a color, de citado país, con indicación de Estoril en una cara, y en la otra, sello del Consulado luso en Badajoz.

Desde el último cuarto del siglo XIX, se puso de moda tomar baños de mar y sol como remedio a algunos males. A su difusión contribuyeron la realeza y su séquito. A principios del siglo XX fueron habituales las crónicas, en periódicos, que relatan las salidas y llegadas de familias extremeñas hasta lugares de veraneo; las clases más privilegiadas se desplazarían hasta Estoril, para disfrutar de sus playas, Forte de São Teodósio, Casino…, y Cascais

A facilitar estos desplazamientos contribuyó el ferrocarril que pasaba por Badajoz con destino a Lisboa.

Es curioso reseñar que este pasaporte se emitió dos meses después del Golpe de Estado del 28 de mayo de 1926, en Portugal, protagonizado por un grupo de militares con objeto de derrocar el gobierno de la Primera República Portuguesa e instalar un régimen autoritario.

Estoril, freguesía de Cascais, a 25 kms de Lisboa, destacó por haber sido durante cierto tiempo el lugar, por kilómetro cuadrado, más poblado por la realeza en el mundo, a la vez que residencia de dictadores como António de Oliveira Salazar o el militar español José Sanjurjo Sacanell.

Este pasaporte fue donado por Susana Díaz del Diego, en julio de 2020.

Acogemos la exposición 𝑬𝒍 𝑻𝒆𝒓𝒄𝒆𝒓 𝑬𝒔𝒑𝒂𝒄𝒊𝒐, de Augusto Andrade

El Tercer Espacio es el nombre de la exposición que Augusto Andrade Díaz nos presenta en la sala de Actividades Alternativas de nuestro Museo, y de la que podremos disfrutar del 27 de mayo a 3 de julio, donde resalta la heterogeneidad de la raia.

Su fuente de inspiración, como persona que vive en la Raya, ha sido la Frontera/Fronteira, entendida desde su concepto más amplio. Una frontera como muro, asociada a palabras como exclusión, rechazo, tabú, prohibición, y a una larga lista de nociones restrictivas; como límite entre lo interno y externo. Puerta como dicotomía de lo que separa lo de dentro – seguridad, tranquilidad-, y lo de fuera –el mundo hostil, desconocido y temible-; como línea divisoria, pues los lugares que habitamos están aislados por muros objetivos, pero también simbólicos, mucho más difíciles de penetrar o derribar; como cuerpo, superficie concreta que nos hace experimentar el mundo desde el yo, el mí, el nos. Evidencia y recuerda que necesitamos del Otro hasta para definirnos, vernos desde fuera y comenzar a conocernos y re-conocernos.

En la frontera hay dos unidades con sus diferencias y semejanzas; se necesitan una y otra. Existe, pues, un punto de encuentro común posible para la diversidad, que construye un tercer espacio, una sociedad frontera con una nueva identidad emergente. En resumen, un mestizaje o contaminación cultural que propicia un universo fértil, ambiguo, original, pero comprensible por las partes. Este tercer espacio es un lugar de interculturalidad/transculturalidad que proporciona una hibridación a través de los contactos e intercambios que generan identidades de frontera. Eso es la heterogeneidad de la raia.