Obtenemos el certificado COVID FREE

Un plan de plan de contingencia es un conjunto de procedimientos e instrucciones alternativos a las condiciones operativas normales de la empresa, de forma que se permita el funcionamiento de esta, a pesar de que algunas de sus funciones dejen de hacerlo por culpa de algún incidente o ciertas condiciones externas ajenas a la organización.

El plan deberá estar basado en una evaluación de riesgos que permita identificar un conjunto de medidas y acciones básicas concretas de respuesta, que se deberían tomar para afrontar de manera adecuada y efectiva, posibles incidentes, accidentes y/o estados de emergencias que pudieran ocurrir tanto en las instalaciones como fuera de ellas.

En el momento actual, la necesidad del plan de contingencia viene motivada por la emergencia ocasionada por el riesgo comunitario que supone la pandemia provocada por el Covid-19 (SARS-Cov-2).

Para ello, desde la Dirección del Museo Etnográfico Extremeño González Santana se ha elaborado este documento, en colaboración con el Servicio de Prevención INPREX que, tras evaluar el riesgo, comprobar las medidas implementadas para reducir la exposición y propagación, así como los mecanismos de control, ha emitido la correspondiente certificación de que nuestras instalaciones están libres de COVID

Presentadas las actas de las II Jornadas sobre Patrimonio en torno a la Raya

Texto e imágenes: Web Diputación de Badajoz

El diputado delegado de Transformación Digital y Turismo y alcalde de Olivenza, Manuel J. González Andrade, junto con el director del Museo Etnográfico Extremeño González Santana, Miguel Ángel Vallecillo Teodoro, presentó hoy la publicación que recoge las actas de las II Jornadas Transfronterizas en torno a La Raya, que se celebraron en esta localidad en noviembre de 2019.

Las jornadas fueron patrocinadas por el Gabinete de Iniciativas Transfronterizas en colaboración con el ayuntamiento oliventino y la Diputación de Badajoz, cuya Imprenta Provincial se ha ocupado de la edición.

González Andrade destacó el gran interés que suscitaron entre universitarios e investigadores españoles y portugueses. En esta ocasión se dedicaron a los retablos y azulejería, tan característica en Portugal y abundante también en Olivenza. El alcalde anunció distintas obras de rehabilitación que se están llevando a cabo en el rico patrimonio arquitectónico de Olivenza.

El organizador de las jornadas, Miguel Ángel Vallecillo, explicó que durante dos días se pudo recabar mucha información sobre “un patrimonio artístico integrado donde mecenas, arquitectos, escultores, mestres, ladrilhadores, oleiros y pintores forjaron la gran creatividad del azulejo lusitano, reflejo de tantas artes y culturas”.

El objetivo es que las jornadas se mantengan y para ello el Ayuntamiento de Olivenza firmó el pasado año un protocolo de colaboración con el Centro de Estudios de Cultura, Historia, Artes y Patrimonio (C.E.C.H.A.P.) de la localidad portuguesa de Vila Viçosa con el fin de que se celebren allí las terceras jornadas.

Las personas interesadas en esta publicación pueden ponerse con contacto a través del correo electrónico direccion@museodeolivenza.com o el teléfono 924 49 02 22.

/>center>
 

Se cumplen 96 años de la caída del Meteorito de Olivenza

Fragmento del meteorito de Olivenza en la colección Soto Pérez-Cortés

El jueves 19 de junio de 1924, Día del Corpus, a las 9 de la mañana, los tres hermanos Pacheco Cordero se encontraban recogiendo chícharos en la finca conocida como El Lemus, situada a unos dos kilómetros al Oeste de Olivenza cuando, de repente, escucharon tres fuertes detonaciones que les hicieron levantar la mirada hacia el cielo.

En ese momento vieron cómo se dirigía hacía a ellos a gran velocidad una gran masa ardiendo envuelta en humo blanco, pero cuando se encontró a poca distancia, realizó un extraño giro que desvió su trayectoria cayendo a unos cinco metros de donde se encontraban, gracias a lo cual, salvaron sus vidas.

El impacto del meteorito generó diversos fragmentos dispersos no solamente alrededor del cráter sino también por otras fincas colindantes.

Dª Mª Victoria Engo Morgado volvió a visitar el Museo el 16 de junio de 2020

Hoy, 19 de junio de 2020, se cumplen 96 años de este acontecimiento. Para conmemorarlo, mostramos por primera vez este documento, una carta mecanografiada, donada por Dª Mª Victoria Engo Morgado en 1992 y fechada el 3 de julio de 1924.

En ella, D. Luis Cubillo, Director General del Instituto Geográfico del entonces Ministerio de Instrucción Pública y Bellas Artes, agradece a D. José Engo y Núñez, Capitán Encargado de la Primera Zona Pecuaria de la Sección de Olivenza, el envío de «… un paquete conteniendo dos trozos del aerolito caido [sic] en Olivenza el 19 del mismo mes».
Uno de esos fragmentos se conserva en el Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid.

Agradecemos una vez más a Dª Mª Victoria, quien ha vuelto a visitarnos recientemente a sus 95 años, su generosidad.

Visitas guiadas a la exposición ‘Ciencia y tecnología en clave de evolución’.

El día 24 de junio los profesores del Departamento de Ingeniería Eléctrica, Electrónica y Automática, de la Escuela de Ingenierías Industriales de la Universidad de Extremadura, llevaron a cabo, a partir de las 10,30 horas, una visita guiada, para un máximo de 15 personas, a la exposición interactiva que se encontraba en la sala de Usos Múltiples de nuestro Museo.  Organizada por la Asociación Benito Mahedero,  en ella pudo disfrutarse, in situ, de algunos de inventos en los que la ciencia y la tecnología han dado respuesta a las necesidades del ser humano.

 

/

Entrevistamos a Eduardo Naharro Macías-Machado

1.- Pequeña biografía.

Eduardo Naharro-Macías Machado estudió filología portuguesa. Es bilingüe, tiene nacionalidad española y portuguesa. Se considera oliventino de adopción y de corazón. Amante de las lenguas y de las culturas española y portuguesa. Viajero empedernido.

2.- ¿Cómo definiría la actual relación entre Olivenza y Portugal? ¿Nota interés de los oliventinos por aprender la lengua, cultura y tradiciones lusitanas?

  • Se podría decir que en el año 2000 hubo un punto de inflexión con la construcción del nuevo puente, que serviría para tender ‘nuevos puentes’ y remitirnos al poema de Camões: ‘Mudam-se os tempos, mudam-se as vontades’… El interés de los oliventinos por todo lo que concierne al imaginario luso va in crescendo, aunque aún falta mucho camino por recorrer. Después de una larga travesía en el desierto no podemos seguir pasando sed, ni nos podemos beber toda el agua de una vez. Lo que puedo decir es que debe haber un proceso de sensibilización igual al del riego por goteo, el día a día.

3.- ¿Qué le pediría al Ayuntamiento de la localidad, a instituciones, empresas y personas en lo que respecta a las relaciones con el país vecino?

Desde mi humilde opinión, yo le diría a toda la comunidad oliventina que tenemos que remar todos en la misma dirección y que la implicación tiene que ser coral. Las relaciones con Portugal probablemente hoy sean las mejores de siempre. Se han dado pasos importantes, nuestro municipio integra varias instituciones en la otra orilla del Guadiana y la ciudadanía goza de la oportunidad de adquirir la nacionalidad, hecho único que yo conozca en el mundo. Olivenza es un claro ejemplo de modelo europeo de convivencia de culturas e identidades. Portugal hoy nos da cariño y tenemos el mimbre, pero no tenemos el cesto. Podemos y debemos aprovechar los recursos de lo intangible y nuestra hospitalidad que hace que el mayor patrimonio de nuestra tierra sea el humano. En lo intangible, por citar un ejemplo, la rica gastronomía de nuestra localidad puede aportar un valor diferencial en las cartas de la hostelería, yo le llamaría ‘viajar en platos con historia’.

 4.- Actualmente se imparten clases de portugués en Primaria, en Secundaria y en Bachillerato. ¿Considera que es suficiente?

Actualmente se imparten clases de portugués desde infantil hasta bachillerato, en los distintos centros. Considero que en algunos casos las horas son insuficientes. Deberíamos tener un plan específico para nuestra localidad. De hecho así se le ha informado a la Consejería de Educación y se está trabajando en ello. He de manifestar que, además, a través del ‘Aula de Língua e Cultura Portuguesa’, el Ayuntamiento da apoyo a las clases de portugués en infantil del colegio S.C. de Jesús y en las tres escuelas infantiles de nuestra localidad.

5.- ¿Qué se debería hacer para recuperar ese patrimonio inmaterial como es el bilingüismo?

En el año 2016 se creó una comisión educativa para la lengua portuguesa, con representación de todos los centros educativos de la localidad, Ayuntamiento, Universidad Popular y ciudadanía. Se trazó un plan a 10 años vista, pero reitero que en la localidad falta una mayor sensibilización y sobre todo tener conciencia del valor real de lo que el bilingüismo nos puede aportar.

También esperamos una resolución a la petición del B.I.C. (Bien de Interés Cultural), que sería el mayor reconocimiento a nuestros mayores, siendo ellos el mayor patrimonio, el humano, de nuestra localidad, transmisores de una lengua y cultura que ha llegado hasta nuestro días. Olivenza es hoy singular por la dualidad cultural. La tan nombrada ‘biculturalidad’ estará huérfana si no hay un bilingüismo real.

6.- Olivenza se encuentra hermanada con ciudades portuguesas (Leiria, Elvas, Portalegre, Belmonte…). ¿Cree que se trabaja lo suficiente este recurso?

Hermanamiento Olivenza-Belmonte (2016)

Podemos afirmar que en los últimos años se ha avanzado algo, pero hay que darle continuidad al trabajo desarrollado. Considero que deberíamos ahondar los lazos con los municipios que compartimos valencias y que nos puedan ayudar a una parte del desarrollo sostenible. Y en otra escala, una mayor interacción con los países de la ‘lusofonía’. De hecho, Olivenza integra la UCCLA – una institución que sirve para vehicular la aproximación a otras culturas, y en lo concerniente a las relaciones comerciales. Tanto las instituciones y ciudadanía en lo cultural, como las empresas en lo económico, deben aprovechar un recurso que otras localidades no tienen.

Os invitamos a leer: «Inscrições medievais no Castelo de Olivença»

En el año 2000, Alfredo Pinhero Marques presentaba el libro mencionado, editado por el Centro do Estudo do Mar e das Navegações Luís de Albuquerque (CEMAR).

A lo largo de sus 111 páginas, nos va desgranando el origen de la Torre del Homenaje, haciendo hincapié en sus grabados que nos presenta fotografiados. Como él mismo comenta, en las paredes de las saeteras seis, siete, nueve y diez “lá estavam (…) deixadas por mãos portuguesas com a ponta da adaga ou do punhal, na argamassa de cal da Torre (…) e eran flores, estrelas, um dragão, águias, cavalos, veados, um cão… talvez um unicornio e outros animais fantásticos… uma princesa coruja e um grande escudo com as armas de Portugal (…) ingenuos guerreiros (…) gentis figuras femininas com amplas saias rodadas… un rosto esquemático coroado (…) figuras bicéfalas, um navio (…) marcas de tabelião e de pedreiro…”

Al final del libro, su autor alude a que el profesor Mário Jorge Barroca ya tenía conocimiento de estas inscripciones, que había fotografiado, pero no publicó antes “porque a vida se vai complicando e temos tendencia para adiar as cosas”.

Varias son las razones que nos han llevado a realizar el breve comentario de esta obra, por un lado, el hecho de que el Ayuntamiento de Olivenza haya sacado a licitación su catalogación, recuperación e instalación de sistemas de protección, con la finalidad de potenciar los recursos endógenos y diferenciadores del espacio hispano-luso, dentro del proyecto Rutas y Desarrollo Cultural Lago de Alqueva 2020, cofinanciado por el Fondo Europeo de Desarrollo Regional; por otro, el hecho de que su estudio permitirá acercarnos a la historia de nuestra ciudad, a lo que ya han contribuido las prospecciones arqueológicas realizadas en la planta baja de la Torre, en 2019.

Proyecto COVID 19: la huella de la Pandemia

Partiendo del proyecto 2020 testimonio de una pandemia. Antropología social, iniciado por el Museo Etnográfico de Castilla y León, el Museo Etnográfico Extremeño González Santana pone en marcha uno de similares características, Covid 19: la huella de la pandemia, con objeto de recoger diferentes testimonios sobre sentimientos, vivencias, miedos individuales y colectivos, formas de adaptarse al confinamiento…

Se pretende crear un registro que entrará a formar parte de nuestro archivo y que se encontrará a disposición de cualquier persona o colectivo que desee investigar sobre el tema en un futuro, a la vez que contribuir a un fin primordial de cualquier museo: servir a la sociedad, algo que, en estos duros momentos, se intenta acercándonos al público de manera virtual.

Toda persona que quiera participar puede enviar sus testimonios, en un archivo de vídeo, audio o Word a la dirección de correo electrónico museodeolivenza@outlook.es

Aunque no es necesario, puede facilitarnos su nombre, apellidos y lugar de residencia.

¿Qué puede contarnos?: si usted o alguien de su familia ha sido contagiado, cómo lo ha vivido, qué es lo que peor ha llevado del confinamiento, qué cosas ha hecho para hacerlo más llevadero … Son preguntas que le pueden orientar, pero tiene plena libertad para añadir o suprimir lo que desee. Es muy importante, si lo que envía es un audio, que no pase de 10 minutos; si nos lo remite por escrito, por favor, que no supere los dos folios.

A lo largo de la historia se han vivido situaciones parecidas a la actual, pero los artistas, testigos de esos momentos, no dejaron de plasmar sus sentimientos en sus obras. Es por ello que invitamos a dibujantes, pintores, escultores, fotógrafos… a que, a través de alguna de sus creaciones, reflejen su testimonio. Una vez reunido todo el material, se mostrará en una de las salas de exposiciones del Museo como manera de recuperar la memoria colectiva.

 La edad no es importante. Os invitamos a no olvidar el pasado para poder vivir el presente y reinventar un futuro en el que cada uno somos piezas claves.

En memoria de Alfonso Franco Silva

Ha sido a través del Diario de Cádiz, de 10 de abril de 2020, que nos enteramos de la muerte de Alfonso Franco Silva, Catedrático de Historia Medieval en la Universidad de dicha ciudad.

En el artículo que redacta José Antonio Hernández Guerrero, nos lo recuerda como ”profesor, que había nacido en la localidad extremeña de Olivenza, decidió residir y trabajar en Cádiz, vino dispuesto a echar raíces y a contribuir en el crecimiento de nuestra Facultad de Filosofía y Letras, poniendo a disposición de todos nosotros sus múltiples saberes”. Quienes lo conocimos, y disfrutamos de sus amenas conversaciones, damos fe de su total disposición a trabajar en pro de la cultura como medio para el desarrollo de un pueblo.

Los oliventinos que pudimos gozar de sus amenas charlas siempre le oímos decir que Olivenza ha sido siempre un pueblo agraciado por muchas y variadas razones. Y qué verdad es! Olivenza ha sido afortunada por contar con un erudito como Alfonso, apasionado por la historia, pues la vivía, la disfrutaba,  la saboreaba. Además, con su humildad, entrega, tenacidad y entusiasmo supo llegar a sus alumnos y a todos aquellos quienes leímos sus libros.

Mucho es lo que has aportado al conocimiento de la Historia Medieval. Gracias profesor, por tu sentido del humor, tu amabilidad…, por hacer HISTORIA.

Cierre preventivo y suspensión temporal de actividades

Siguiendo las recomendaciones de la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Extremadura y del Ayuntamiento de Olivenza y como medida de contención ante el avance del coronavirus, nos vemos obligados al cierre preventivo y a la suspensión temporal de nuestras actividades hasta nuevo aviso.

 

Perros de caza activan emociones

El pasado 18 de febrero de 2020, en la residencia de mayores CASER, de Olivenza, un total de 50 residentes pudieron disfrutar de una jornada de terapia con perros, actividad enmarcada en el programa REMINISCENCIA, que llevan a cabo este centro y el Museo Etnográfico Extremeño González Santana.

Un momento del Taller

A través de este programa, una vez que las facultades mentales comienzan a fallar, cobran especial relevancia los recuerdos lejanos,  es ahí cuando entra en juego REMINISCENCIA, que permite revivir recuerdos, relatar hechos y vivencias a través de un estimulo. Es así como  CREAMOS EMOCIONES.

En este mes de febrero, el Museo Etnográfico ha llevado hasta CASER Residencial material relacionado con la actividad cinegética. Tanto los residentes como sus familiares se han emocionado retrocediendo al pasado.

El broche a este taller lo ha puesto la jornada de terapia con perros de caza que ha conseguido estimular las capacidades de nuestros mayores. Sus caricias y sonrisas eran muestra de su felicidad, la de sus familiares y cuidadores.

Queremos agradecer a la Federación Extremeña de Caza, y concretamente a José Manuel Mora Mota, su implicación para poder llevar a cabo esta actividad. Una vez más la Federación  demuestra  su capacidad de servicio y utilidad pública para con personas a las que tanto debemos.