Una caja de rapé con simbología masónica, Pieza del Mes de febrero 2019

La palabra rapé procede del término francés râpé, que significa rallado, y es un preparado de tabaco tostado puro, molido hasta convertirlo en polvo muy fino, que se esnifa. Fue muy popular entre los pueblos originarios de América Latina y es de Brasil de donde se tienen los primeros registros de su consumo.

Llega a España a mediados del s. XV, cuando Felipe II ordenó al médico y botánico Francisco Hernández de Boncalo que trajera semillas de tabaco de América para plantarlas en Toledo.

Además de su consumo recreativo, en Europa, en sus primeros momentos, tuvo aplicaciones medicinales. Fue el embajador francés en Lisboa, Jean Nicot quien envió rapé a Catalina de Médici para tratar las migrañas padecidas por su hijo.

En los siglos XVIII y XIX era una moda muy extendida entre la aristocracia europea esnifar rapé. Los hombres que presumían de ser elegantes llevaban en su bolsillo un bonito recipiente, en forma de caja, como la que exponemos este mes, donde almacenaban este polvo, que se intercambiaban como signo de cortesía. Era de mala educación inhalar ante las señoras, por tanto, los hombres cuando sentían esa necesidad se retiraban a otra estancia con la intención de “echarse unos polvos a la nariz”.

Con el tiempo, la excusa para ausentarse de la reunión comenzó a utilizarse también para poder tener fugaces y apasionados encuentros con la amante de turno, de ahí el origen de un dicho muy frecuente entre el pueblo. ¿Sabes cuál es?

La caja que mostramos, de 1,5 cm. de altura y 3 cm. de diámetro, presenta en la tapa un compás sobre una escuadra, simbología masónica que hace referencia al grado de “maestro” , el tercero de la jerarquía tras los de “aprendiz” y “compañero”.

La escuadra representa la norma, la referencia, lo que está ahí, lo que es previo a la creación. El compás, por el contrario, representa la sabiduría del espíritu, la creación, la creatividad que se puede permitir el que ya conoce normas y reglas.

La escuadra es por ello mismo, la herramienta que permite poner derecho, conforme a la regla los errores del profano, entendiendo por profano, en terminología masónica, el que no pertenece a la masonería.

Así, en el primer grado, sobre el altar de los juramentos que se encuentra a los pies del Venerable Maestro que preside la ceremonia de admisión, la escuadra es colocada sobre el compás, la norma sobre la creación. En el segundo grado, el de compañero, escuadra y compás están entrelazados, pues aunque el iniciado aún no puede desprenderse de la norma, puede empezar a ejercitarse en la creatividad. Mientras que en el tercer grado, el de maestro, el compás ya aparece sobre la escuadra, signo de la perfecta y total maestría que permite utilizar el compás en todos los grados de abertura, la creación más allá de la norma.

En el centro, entre el compás y la escuadra, figuran las iniciales F&U, abreviaturas masónicas que significan Fuerza y Unión.

Esta bonita e interesante pieza fue donada al Museo por la Asociación Limbo Cultura.

Un museo más visual

Alumnos grabando

Desde el día 9 de enero hasta el próximo 8 de marzo, Julia Ferrera García, José Ángel Milán Rodríguez, Miguel Ángel Vallecillo Ferrera y Juan Carlos González Vázquez,  alumnos de la especialidad «Promoción Turística Local e Información al Visitante» de la Escuela Profesional FormaOlivenza, realizan sus prácticas en el Consorcio Museo Etnográfico Extremeño González Santana con el fin de ampliar su formación y adquirir mayor experiencia.

Además de llevar a cabo visitas guiadas, otra  de sus labores  es la grabación de vídeos de cada sala del museo con el objetivo de dar a conocer muchas de las piezas que en él se pueden contemplar, y que recuerdan la vida de un pueblo a través de lo que cada una transmite. Desde nuestra web les informamos de que durante los próximos días, los vídeos se irán subiendo progresivamente a nuestro blog y redes sociales.

 

 

 

Alojamos la muestra «Segunda vida: reciclaje creativo», de Juan Gamino

El viernes 25 de enero de 2019 a las 19,00 h. tuvo lugar, en la Sala de Usos Múltiples del Museo Etnográfico Extremeño González Santana, de Olivenza,  el acto inaugural de la exposición Segunda vida, reciclaje creativo, del artista pacense Juan Gamino.

La muestra, que permanecerá abierta hasta el 24 de febrero, consta de esculturas elaboradas a partir de materiales reciclados, que guardan relación con los contenidos del Museo.

Juan Gamino

Juan Gamino, que  ya expuso parte de su obra durante los meses de octubre y noviembre de 2018 en el edificio Badajoz siglo XXI bajo el patrocinio de Fundación CB, destaca en aquella y en esta ocasión  sus orígenes autodidactas, que le otorgan una especial libertad creativa mediante la utilización de diversas técnicas (forja clásica, collage, lija, soldadura, talla a cincel, esculpido en piedra, ensamblajes…), mezclando materiales clásicos como el hierro, la piedra, la madera con otros no tan ortodoxos como troncos de árbol, puertas, ventanas, objetos de labranza … hallados a veces casualmente, a los que dota de una nueva plasticidad: todo vale par conseguir la idea buscada.

El artista pretende, a través de esta exposición, acercar su obra a  la ciudad de Olivenza y a sus gentes, a las que se siente muy unido por ascendentes familiares y por haber desempeñado en la localidad su labor profesional como profesor y entrenador de Educación Física durante algunos años.

En palabras de Antonio Méndez, artista multidisciplinar y miembro fundador del grupo artístico Sociedad Psicogeográfica de Salamanca, sus esculturas son increíblemente originales y referenciales al mismo tiempo, muestran su amor por la historia del arte y sus artistas.

Una muñeca Mariquita Pérez , Pieza del Mes de enero 2019

En palabras de Cesar Antonio Molina, Ministro de Cultura 2007-2009, “Hasta mediados del s. XX el papel de la mujer en la sociedad occidental era el de ama de casa, esposa y madre, guardiana del hogar y de las tradiciones. Los juguetes “de niña” le enseñaban a asumir esos roles”. 

En este ambiente aparece Mariquita Pérez y el fenómeno sociológico al que dio lugar.

Es considerada la muñeca más famosa de las décadas de los años 40 y 50. Era el lujo de la posguerra civil española, al alcance de muy pocas familias, ya que mientras una muñeca “pepona”, que era lo más común de la época, se adquiría por 5 ptas., el modelo más económico de la Mariquita Pérez costaba cerca de 100 ptas. Hay que tener en cuenta que al principio  de los años cuarenta, el alquiler de un piso rondaba las 250 ptas.

Las primeras Mariquita Pérez se fabricaron en Onil (Alicante), en 1940, en el taller de Bernabé Molina. Eran de cartón piedra, con ojos fijos de cristal, boca cerrada y peluca natural. Su primer vestido,  a rayas rojas y blancas, conocido como “Mi delantal”, supuso la imagen corporativa de la empresa.

Se fabricó durante más de treinta y cinco años entre 1940 y 1976. A lo largo de este tiempo se modificó varias veces, según la evolución de los materiales y los cambios en la estética y moda infantil del momento.

Su ajuar fue creciendo y pronto se dio a conocer a su familia y amigos. Parte de su éxito se lo debe a su extenso guardarropa, así como a la gran cantidad de complementos que la acompañaban. Mariquita llegó a tener su propia tienda en Madrid e incluso se escribieron cuentos en los que la muñeca era la protagonista y se hablaba de ella en todos los programas de radio.

Su creadora fue Leonor Coelho de Portugal, una dama de la alta burguesía que, en los años de la Guerra Civil vivía en San Sebastián. Según se cuenta, viendo a su hija jugar en la playa con una muñeca, se le ocurrió que podría crear una parecida a la niña y vestirlas iguales, de ahí que se la conozca como “la muñeca que viste como una niña”. De hecho, en una casa de tres pisos en la Calle Núñez de Balboa de Madrid, se instaló un taller y una tienda de trajes de niña, para que fueran vestidas igual que sus muñecas.

La que exponemos en el Museo pertenece a la tercera época (1943-1953) cuyo fabricante fue José Florido. Es de cartón piedra, pelo natural con bucletón, cejas de aerógrafo, ojos durmientes de cristal de color azul, pestañas inferiores pintadas a trazos, superiores naturales,  boca entreabierta con dientes superiores y lagrimales y orificios nasales señalados con un puntito rojo. El vestido y los zapatos que lleva son originales.

Ha sido donada el pasado mes de julio por Rosa Píriz Ruiz, junto con una colección de vestidos y dos pares de sandalias confeccionados por ella misma.

Recientemente han sido restaurados sus ojos y el pelo en el taller de Teresa Martín, coleccionista y restauradora de muñecas antiguas de Sevilla.

Feliz Navidad, Feliz 2019

Un año más, deseamos a todos los artistas, entidades, usuarios de programas y sobre todo a los que nos habéis visitado en este 2018 una Feliz Navidad y un 2019 lleno de oportunidades.

¡¡¡ MUCHAS GRACIAS !!!

Nuestro taller de matanza en el programa “De otra manera”

De Otra Manera” (Canal Extremadura) es un programa que pretende sacar a la luz a aquellos extremeños que conciben la vida con otra perspectiva. Personas y colectivos comprometidos, conectados a la naturaleza, a la solidaridad, a buscar la felicidad que proporcionan las pequeñas cosas.

Esta vez, el Museo Etnográfico “González Santana” junto con Cáser Residencial de Olivenza han sido protagonistas de este espacio televisivo”.

Un momento del proceso de la elaboración de embutidos

Como parte del  Programa  Reminiscencia, desarrollado conjuntamente desde 2013, y que trata de estimular los recuerdos de personas con demencia a partir del contacto directo de los residentes con piezas de los fondos del Museo y talleres organizados por áreas temáticas, se han escogido fondos relacionados con la matanza del cerdo para trabajar con los residentes durante el mes de diciembre de 2018. Se han seleccionado para ello piezas de almacén, entre las que figuran baños, artesas, latas de pimentón, sartenes, máquinas de embutir, caldero, etc.

Como complemento a esta actividad, ha tenido lugar el lunes 3 de diciembre de 2018 un taller de elaboración de migas y embutidos, en el que han participado activamente no sólo los residentes, sino sus familiares y los trabajadores del centro, que han podido seguir los pasos del proceso, picando el pan de las migas, probando y distinguiendo los tipos de carne, aliñando las mezclas, lavando y atando las tripas, embutiendo y picando los chorizos y salchichones, haciendo del taller una experiencia inolvidable.

Miguel Ángel Vallecillo Teodoro , Director del Museo

La actividad ha sido llevada a cabo por  Miguel Ángel Vallecillo Teodoro Director del Museo y por la terapeuta ocupacional Sera Martín Cruz, con la finalidad de estimular los recuerdos de los residentes a través del tacto, el olfato, fomentando la destreza y la agilidad en tareas manuales.

Equipo de Canal Extremadura grabando

Un equipo del programa se ha desplazado desde Mérida para, entrevistar a residentes, familiares y monitores de la misma, participando, incluso, activamente de ella. Posteriormente, se han acercado al Museo para entrevistar a su director en la Sala de Matanza.

Desde el Museo y Cáser Residencial queremos agradecer al equipo del programa haber dado visibilidad a esta actividad.

Exposición de fotografías del Convento de Santa Ana de Badajoz

Entre el 5 de octubre y el 18 de noviembre de 2018, en el pasillo de la planta alta del Museo Etnográfico Extremeño González Santana, pudo visitarse una colección de fotografías del Convento de Santa Ana, de Badajoz, realizadas conmemorar el V centenario de su fundación (1518-2018), así como para darlo a conocer.

Desde la segunda mitad de junio, hasta primeros de octubre de 2017, durante dos sábados al mes, el convento abrió sus puertas a un grupo reducido de visitantes.

El convento, ubicado en la Avenida Joaquín Costa nº 16, fue fundado en 1518 por Leonor Lasso de la Vega y Figueroa, hija del embajador de los Reyes Católicos en Italia, profesando sus religiosas la regla de Santa Clara.

En su iglesia se honra la imagen de Nuestra Señora de las Virtudes y del Buen Suceso.

En 1580, la reina Ana de Austria, esposa de Felipe II, quien se dirigía a la coronación de su esposo, en Lisboa, enferma y fallece en Badajoz, siendo enterrada en el coro del convento. Sus restos serían, posteriormente, trasladados a El Escorial, quedando en el lugar citado las entrañas de una criatura de 5 meses, pues se encontraba embarazada.

Carlos III le otorgó el título de Real Monasterio, reconociéndole todos los honores y privilegios que acostumbraba a dar la Casa Real.

El Monasterio destaca por sus contrafuertes y la torre del campanario. En su interior se puede admirar su claustro mudéjar, decorado con pinturas al fresco de finales del XVIII, así como numerosas esculturas, orfebrería, bordados, pinturas y mobiliario de diferentes siglos.

Su importancia le ha llevado a ser declarado Bien de Interés Cultural.

La muestra fue una nueva oportunidad de conocerlo mejor a través de la treintena de fotografías expuestas,  puestas a la venta con el único fin de hacer frente a las necesidades que deben afrontar las monjas que lo habitan.

Para más información pueden visitar la web Clarisas Santa Ana

Daniel Silva Cortés presentó su libro «El Gorrión Blanco» con OliExcénicas Teatro

El jueves 20 de septiembre de 2018, a las 21,30 HORAS, en el Patio de Armas del Museo Etnográfico Extremeño González Santana de Olivenza tuvo lugar el acto de presentación y firma de ejemplares del libro El gorrión blanco de Daniel Silva Cortés, tras la suspensión el pasado viernes 14 por inclemencias meteorológicas.

Daniel Silva Cortés nació en Olivenza en enero de 1988. Estudió Diseño y Producción Editorial y actualmente está finalizando Filología Hispánica. Desde joven sintió pasión e inquietud por la creación literaria, terminando su primera novela a la edad de quince años. El gorrión blanco es su primera obra publicada y fue elaborada tras varios procesos de reescritura entre 2011 y 2018.

Iván Rosado, gerente de la empresa pacense Códice, Gestión de la Información, la describió como un beligerante viaje hacia lo más recóndito del inconsciente, una búsqueda de la verdad, una exploración de las miserias y las bondades del ser humano, un universo onírico de abstractos escenarios y personajes subyacentes que atrapan al lector y le invitan a una lectura reflexiva.

En líneas generales, se trata de un thriller con ingredientes psicológicos sabiamente integrados y que ampara una historia de amor bizantina, a su vez enmarcada en un cuadro de ética y crecimiento personal y espiritual. Autores como Espronceda, Bécquer, Coronado o Unamuno son algunas inspiraciones del escritor.

La presentación contará con la colaboración del grupo de teatro local Oliexcénicas. No será una presentación al uso, sino una sutil expansión teatral de los elementos de metaliteratura presentes en el relato.

El artista Pedro Castaño Gallardo impartió una master class en el Patio de Armas

En la mañana del viernes 31 de agosto  de 2018 y como actividad paralela a la celebración de su exposición Mar y Tierra, el pintor y escultor extremeño Pedro Castaño Gallardo impartió en el Patio de Armas del  Museo Etnográfico Extremeño González Santana de Olivenza una master class dirigida tanto a artistas locales como a cualquier interesado-a en conocer las técnicas de este pintor y escultor extremeño, tanto en pintura al óleo como en acuarela.

Aunque afincado en Cataluña, Pedro Castaño Gallardo nació en la localidad de Hornachos (Badajoz) en 1950. Descubrió desde bien pequeño sus dotes para la pintura y con el tiempo, también para la escultura.

Sus obras son un homenaje a la tierra que lo vio nacer, al campo extremeño, a sus habitantes; también al lugar al que emigró, donde el Mediterráneo acapara buena parte de su temática. En ellas pone su acento en el color y la luz, cargándolas de emoción.

Ha expuesto en numerosos museos y galerías, a la vez que participado en múltiples concursos y certámenes. Su obra se encuentra distribuida por diferentes puntos de Extremadura, Cataluña, otras comunidades de España, Francia e incluso China.

El objetivo de esta actividad, organizada en colaboración con el Espacio para la Creación Joven (ECJ Olivenza) no ha sido otro que el contacto directo entre creadores compartiendo espacio y experiencias para que, de manera natural, surjan sinergias provechosas para los-as participantes.

El personal del Museo recibió un curso sobre emergencias médicas y manejo de desfibriladores

El martes 26 de junio de 2018, y dentro del plan de formación contemplado para 2018,  el personal al servicio del Museo asistió al curso Primeros Auxilios con RCP y DEA, impartido por el enfermero Iván J. Reino Cantero, del Servicio de Prevención CUALTIS.

Durante su desarrollo se han transmitido las habilidades básicas que permiten salvar una vida o evitar lesiones, analizándose los conceptos básicos de primeros auxilios y los distintos tipos de emergencias médicas. Tras las base teórica, se realizaron demostraciones prácticas de reanimación cardiopulmonar y uso de desfibrilador, con atención especial al tratamiento de niños y lactantes. Esta primera atención de la parada cardiaca hasta el momento de la llegada de los equipos especializados puede ser determinante a la hora de salvar vidas.

Con esta acción formativa el Museo quiere anticiparse a la implantación obligatoria de desfibriladores en lugares de pública concurrencia, mejorando también la seguridad de sus visitantes.