Archivo febrero 2014

Pieza del mes marzo 2014: Basiotribo de Tarnier

          A pesar de todas las limitaciones que pudieran tener en cuanto a conocimientos científicos y a barreras morales, los ginecólogos del siglo XIX realizaban verdaderas hazañas quirúrgicas.

          Para ello contaban con una serie de instrumentos médicos, algunos de los cuales son totalmente reconocibles hoy en día y otros completamente impensables.

          En ocasiones los partos se complicaban, produciéndose el fallecimiento del bebé o de la madre y en algunas desgraciadas ocasiones de los dos.

          Cuando en el parto se comprobaba que el feto había fallecido, se utilizaba el Basiotribo de Tarnier, probablemente uno de los instrumentos más macabros en la práctica de la medicina. Se empleaba para facilitar la extracción del feto fallecido en el interior de la madre. Se componía de tres ramas articulables: una rama media (perforador) destinada a perforar el cráneo del feto, y dos ramas en forma de fórceps, reunidas por un tornillo, cuya misión era aplastar la bóveda y la base del cráneo del feto, de forma que disminuyera su volumen y saliera más fácilmente por el canal del parto.

          Este instrumento fue presentado el 11 de diciembre de 1883 en la Academia de medicina de París por Stéphane Tarnier (1828-1897), de  ahí el nombre de Basiotribo de Tarnier.

          En la actualidad no se utiliza. Hoy en día hay métodos farmacológicos menos traumáticos para la expulsión del feto. La fractura de los huesos fetales, en especial los del cráneo, implica la formación de fragmentos con bordes muy cortantes que podían producir graves lesiones en el útero, especialmente en el cuello si no está suficientemente dilatado, produciendo heridas en el tejido y en los vasos sanguíneos con el consiguiente riesgo de hemorragia que podía acarrear la muerte de la madre.

          En una época en la que la cesárea era prácticamente una condena a muerte de la gestante, la extracción del feto muerto por la vagina, que podemos hoy considerar como monstruosa, era la última posibilidad de supervivencia de una mujer que tenía un algo riesgo de morir en el parto.

          Esta pieza fue donada en 2004 por Rafaela S.-Vizcaíno Romano.

Fermín Mayorga impartió una conferencia-coloquio sobre la Inquisición en Olivenza

          El viernes 21 de febrero a las 19:00 h. el investigador Fermín Mayorga impartió en el Museo la conferencia-coloquio La Inquisición en Olivenza         

La Inquisición en nuestra localidad fue una terrible y funesta realidad, que dejó marcados y estigmatizados a muchísimos vecinos de la ciudad simplemente por pensar de forma diferente. Hombres y  mujeres de todas las edades que sufrieron en sus carnes el golpe certero de la siempre despreciable quijada de Caín.

          Una realidad histórica y trascendental, que no dejará indiferente a nadie, y que nos ayudara a comprender el porqué del pensamiento actual y los métodos que se utilizaron para que esto se fraguase como hoy lo entendemos.

          Judíos, brujas, blasfemos, sodomitas y otros “herejes” oliventinos, serán los protagonistas de una conferencia  donde las condenas a galeras, los azotes, las torturas, los sambenitos, las confiscaciones de bienes y los quemados en la hoguera, sonarán con sus propios nombres y apellidos, denunciando y anunciando una de las mayores injusticias sociales jamás vividas en esta población. 

          Muchos de los presentes al acto pudieron sentirse cercanos a los condenados, al escuchar los apellidos de los vecinos de Olivenza que se vieron atrapados en la negra tela de araña trabajada y elaborada por los poderes fácticos del momento, la monarquía y la Iglesia Católica.

          Fermín Mayorga Huertas, extremeño afincado en Madrid y ex alcalde de Cheles (Badajoz) ha dedicado gran parte de su vida a investigar la historia del Tribunal de la Santa Inquisición y el Santo Oficio en Extremadura. Ganador en el 2008 del Premio Hispano-Luso José Manuel Sarabia por el trabajo Los Herejes del Guadiana Fronterizo.

Fermín Mayorga ha colaborado con artítulos en varias publicaciones y es colaborador del programa "Cuarto Milenio"

          Ponente en diversos encuentros (Jornadas de Historia de Llerena, del Ducado de Feria, Fuente de Cantos, Valencia de las Torres y otras), ha impartido conferencias sobre la Inquisición en Alburquerque, Brozas, Valencia de Alcántara, Cheles, Villanueva del Fresno, Villanueva de la Serena, Zafra, Ateneo de Badajoz, Hervás, La Parra, Cañamero, Béjar, Ateneo de Cáceres Alconchel, Montijo y Garrovillas de Alconétar.

          Ha publicado artículos sobre la Inquisición en Raya Viva, Alcántara y Ars et Sapientia  así como en revistas de Feria de varias localidades.

          Como investigador ha intervenido, además, en el programa de Cuatro Cuarto Milenio

 

El fotógrafo Alfonso Moreno Cayado expone sus “Momentos taurinos” en el Museo

En la exposición se refleja la visión del fotógrafo sobre distintos momentos de la lidia

            Desde el viernes 20 de febrero podrá visitarse en la Sala de Actividades Alternativas del  Museo Etnográfico Extremeño “González Santana” de Olivenza la exposición de fotografías Momentos Taurinos.

          El autor de la muestra, Alfonso Moreno Cayado (1966), madrileño de raíces oliventinas, fue iniciado en el mundo del toro por su padre, con el que asistía desde los siete años al coso de San Sebastián de los Reyes.

          Su afición a la fotografía, en cambio, vino dada por la necesidad de documentar gráficamente la evolución y el proceso de las obras de las que era encargado mientras trabajó en la construcción. Una incapacidad laboral motivada por un accidente hace cinco años propició que ambas aficiones se fundieran, al disponer de más tiempo libre, dando como resultado esta magnífica colección de imágenes taurinas.

          Ha expuesto en 2012 en el Edificio MARPE de San Sebastián de los Reyes y su obra ha sido seleccionada en los concursos de fotografía organizados con motivo de los famosos encierros celebrados durante las  fiestas patronales de esta localidad madrileña.

          En Momentos Taurinos podrá admirarse una selección de cuarenta fotografías, todas en color y sin retoque digital alguno, tomadas entre los años 2011 y 2013 en la Plaza de Toros de Las Ventas. De ellas la mayoría pertenecen al Certamen de Novilladas, aunque también se exhiben instantáneas de la Feria de San Isidro.

          Alfonso Moreno ha querido reflejar en este trabajo los diferentes momentos y situaciones de la lidia, mostrando la comunicación entre rejoneador, caballo y toro y la valentía de los jóvenes novilleros que intentan abrirse paso en el toreo a pie.

          La exposición permanecerá abierta al público en el Museo hasta el domingo 30 de marzo.

Maestros del arte contemporáneo se dan cita en la exposición Un templo para el arte

"Un templo para el arte" permanecerá abierta hasta el próximo 30 de marzo

          Del 20 de febrero al 30 de marzo de 2014, en la Sala de Usos Múltiples del Museo Etnográfico Extremeño González Santana, de Olivenza, gracias a la empresa Un Templo para el Arte, dirigida por la oliventina aficada en Barcelona Manuela Brioa Cordón, se exhibirán litografías, aguafuertes, óleos y esculturas de algunos de los artistas más renombrados del la historia del arte español, como Pablo Picasso, Antoni Tàpies, Antonio Saura, Eduardo Chillida, Manolo Valdés, Equipo Crónica, a las que se sumarán obras de Javier Garcés, José María Sicilia, Sacha Tröger y Kim Soler, quienes mostrarán la originalidad de sus trabajos por su técnica y materiales empleados.

          De Pablo Picasso se exponen tres aguatintas; dos de la colección Tauromaquia (El matador brinda la muerte del toro, y el torero sale en hombros de los aficionados) y el titulado Sur le senil. Homme discutant avec une fille , el grabado Six contes fantastiques  y los aguafuertes Minotauro Blessé IV y Taureau mourant agenouillé devant une femme nue morte.

          De Manolo Valdés, cuatro grabados de la colección Las Meninas  y el titulado De Cranach a Liechtenstein.

          De Eduardo Chillida la serigrafía Bilbao. Mundial 1982 y de Antoni Tàpies la litografía 1, 2, 3.

          De Antonio Saura la litografía Dora Maar III; de Javier Garcés la obra titulada Toro Jabonero y del Equipo Crónica la serigrafía Mesa de billar

          La exposición se complementa con obras del Barcelonés Sacha Tröger realizadas con la original técnica del humo de vela y de los artistas José María Sicilia y Kim Soler.

El Museo pone en marcha el proyecto “Los secretos de las piedras”

          La historia de nuestra localidad, Olivenza, no sólo se encuentra escrita en los libros; también aparece reflejada en sus piedras, que nos ayudan a descubrir numerosos secretos.

       En nuestro Museo, más allá de la evidente importancia de las inscripciones epigráficas de la entrada, los grabados existentes en las diferentes rampas de la Torre del Homenaje, de la Estela Funeraria de Monteblanco o de la Piedra Fundacional, también se custodian miles de objetos distribuidos a lo largo de sus salas.

          Con este proyecto, más allá de leer en la piedra, intentaremos, dar a conocer la continua relación que ha existido entre el hombre y los minerales desde la Prehistoria a la actualidad utilizando para ello los recursos que nos ofrece el Museo a través de las piezas que alberga.

          José Antonio Carnerero de la Paz, extremeño natural de Valencia de Alcántara y afincado en Olivenza,  mostró interés desde pequeño por dinosaurios y fósiles, afición que fue derivando poco a poco hacia la geología. De este modo bien por observación y recogida directa bien por compra en mercados especializados ha reunido a lo largo de más de veinte años una magnífica colección de rocas y minerales

          Su relación con el Museo se inició en 2011 con el montaje y comisariado de la exposición El Meteorito de Olivenza, actualmente de carácter permanente y que puede visitarse en la Sala Baja de la Torre del Homenaje. Desde este momento y por su iniciativa, empezó a gestarse esta interesante actividad dirigida al público en general y a la comunidad educativa en particular, con la que se pretende divulgar la importancia de los minerales en la historia del ser humano y algunos aspectos concretos como la diferenciación entre roca y mineral, tipos de rocas, origen, yacimientos …. todo ello aplicado a una selección de piezas de cada sala del Museo que sirven de hilo conductor para estudiar algunos de los materiales de los que están hechas a través de los minerales de la colección de José Antonio, y que se muestran con su correspondiente cartela explicativa

          Nos acercaremos de manera diferente a cada una de los objetos seleccionadas, descubriendo el mineral del que están hechos los más singulares.

  Para complementar la actividad, se ha elaborado una Unidad Didáctica, que puede solicitarse al Museo o bien descargarse desde su espacio en Issuu.com en el enlace http://issuu.com/museo_de_olivenza/docs/unidad_did__ctica_los_secretos_de_l . Existe también la posibilidad de concertar visitas guiadas para centros escolares previa cita en el teléfono 924 49 02 22.

Curro Romero a través de las láminas taurinas de Pedro Escacena

 

Los carteles de Escacena rezuman torería, luz, color y realismo

         Del 13 de febrero al 9 de marzo de 2014, coincidiendo con la XXIV Feria Taurina de Olivenza, el Museo Etnográfico Extremeño González Santana exhibe 28 láminas de Pedro Escacena Barea, dedicadas al diestro Curro Romero.

          En ellas se descubre cómo el artista piensa, siente e interpreta la pintura como si fuese un torero, entre otras razones porque Escacena tiene alma de matador de toros. Sus carteles rezuman torería, luz, color, realismo, animando al espectador a asistir a la fiesta. La belleza de los edificios y personajes singulares que en ella aparecen contribuyen a darle realce a la obra.

          El Faraón de Camas es la estrella de estas láminas; de hecho a Escacena se le conoce como el pintor de Curro Romero por su profusa obra sobre un torero atrayente para pintar.

          La colección pertenece a Antonio Lavado Gragera, vecino de La Zarza de Alange, donde nació en 1938. Se aficionó al mundo del toro desde muy pequeño, acompañando a su padre a todas las corridas que se celebraran en Mérida. Fruto de esta afición surge, hace más de veinte años, su interés por coleccionar estas láminas, que adquiere a través de la Peña Taurina Curro Romero, de Camas, Sevilla.

          Las láminas, una vez pegadas sobre un soporte de madera o cartón piedra, se someten a un tratamiento de barniz siguiendo los trazos del pintor, lo que hace que, a simple vista, parezcan obras pictóricas.

El Proyecto Reminiscencia rememora el ritual de la matanza con los mayores de CASER

  

Los residentes elaboraron unas sabrosas migas

        Como continuación del proyecto “Reminiscencia”, impulsado por CASER Residencial Olivenza con la colaboración de nuestro Museo, y teniendo en cuenta que en esta época del año se celebran las matanzas, durante el mes de febrero se han escogido fondos del Museo relacionados con esta actividad para  trabajar con los residentes.

          Siguiendo con la mecánica habitual del proyecto,  y de acuerdo con su coordinadora, la terapeuta Sera Martín Cruz, se han escogido en esta ocasión diversos útiles como artesas, embutidoras y calderos para hacer migas, estimulando los recuerdos lejanos de los residentes y buscando además, la participación de los trabajadores y familiares.

          Como en otras ocasiones, los residentes han elaborado fichas sobre el uso de cada objeto y han asistido a una proyección en video sobre la matanza con audiovisuales de la biblioteca del Museo. Durante el desarrollo de la actividad también tuvieron la oportunidad de preparar unas sabrosas migas.

          Reminiscencia, iniciativa con la que vienen colaborando ambas entidades desde 2013, pretende estimular los recuerdos de los mayores con demencia, pensando o relatando hechos, actos o vivencias del pasado a través de un estimulo sensorial (visual, auditivo, táctil, gustativo, olfativo).

Convocado el I Salón de Fotógraf@s Oliventin@s

         

El I Salón de Fotógraf@s Oliventinos se celebrará entre el 17 de octubre y el 30 de noviembre de 2014

          El Museo Etnográfico Extremeño “González Santana” de Olivenza consciente de la gran afición a la fotografía de much@s de nuestr@s conciudadan@s y con la intención de dar a conocer sus trabajos, organiza el I Salón de Fotógraf@s Oliventin@s, que tendrá lugar del  17 de octubre al 30 de noviembre de 2014 en la Sala de Actividades Alternativas.

B   A   S  E  S

PARTICIPANTES

  • Mayores de 16 años, naturales de Olivenza.
  • La Organización se reserva el derecho de invitar a un/a fotógraf@ foráne@.

TEMÁTICA

  • Imágenes de cualquier tipo, original y con encanto, sobre Olivenza y su Comarca.
  • La Organización se reserva el derecho de aceptar la obra, según criterios de calidad técnicos mínimos.

OBRAS

  • Cada participante podrá entregar dos obras como máximo
  • Las fotografías se presentarán en papel montado sobre soporte u otros.
  • No se aceptan fotomontajes ni retoques digitales que modifiquen la realidad de la fotografía. Sólo se permitirán correcciones de color y luminosidad.
  • Tamaño de la fotografía,  mínimo 35 x 50 cms.
  • Se permiten fotografías a color, en blanco y negro y sepia.
  • Deberán presentarse acompañadas del nombre del autor y título escritos en la parte de atrás.

LUGAR Y PLAZO DE PRESENTACIÓN

  • Museo Etnográfico Extremeño González Santana. Plaza de Santa María, s/n. 06100 Olivenza.
  • Del 1 al 28 de septiembre de 2014.
  • Para cualquier duda o consulta, pueden contactar con el Museo a través del correo teresa-documentacion@hotmail.com o llamando al teléfono 924 49 02 22.

OBSERVACIONES

  • Las obras podrán ponerse a la venta durante el período de exposición.

          Desde el Museo os animamos a participar tomando vuestras imágenes en las próximas celebraciones y fiestas (Carnaval, Feria Taurina, Semana Santa, Muñecas de San Juan… )

Pieza del mes febrero 2014: enciclopedia Álvarez

         La Enciclopedia Álvarez fue uno de los más conocidos libros de texto en las escuelas españolas durante dos décadas, convirtiéndose en un pilar básico para la educación de los niños y niñas españoles que pasaron por las aulas durante la posguerra, desde 1954 a 1966. En 1940 su autor, Antonio Álvarez Pérez, un joven maestro de Zamora, número dos de su promoción, tuvo la idea de ordenar las materias y conocimientos que dictaba el Plan de Estudios vigente en la época, con la intención de elaborar un buen libro de texto para sus alumnos. Así surgió Enciclopedia: Intuitiva, sintética y práctica destinada a la Escuela Primaria, en tres volúmenes correspondientes al primer, segundo y tercer grado.

          En ella no solo se trataba la Historia de España, sino también otras materias como: Historia Sagrada, Evangelios, Lengua Española, Aritmética, Geometría, Geografía, Ciencias de la Naturaleza, Formación Político-social (para niños y niñas), Lecciones Conmemorativas, Formación Familiar y Social, Higiene y Conmemoraciones escolares.

          La importancia de esta obra reside en su carácter metodológico y pedagógico que, unido a la sencillez de exposición de contenidos, contribuyó a su gran aceptación y difusión. Según Álvarez “solo se sabe lo que se recuerda y para recordar hay que aprender de memoria”. La enciclopedia se apoya sobre esta base, siendo la memoria la principal arma a desarrollar y cultivar por el estudiante. A los textos se añadían otras actividades o ejercicios complementarios que afianzaban los conocimientos adquiridos en cada lección.

          Asimismo, la enciclopedia incorporaba toda una serie de gráficos y dibujos. Estos tenían una doble función: pedagógica porque servían para hacer más amenos los contenidos teóricos de cada lección e ideológica al contribuir al adoctrinamiento de la juventud española del momento inculcando una serie de valores imperantes en la época: raza, religión católica, patria, imperio, unidad, espíritu nacional

          Además de la Enciclopedia había también un libro para el maestro titulado Sugerencia y Ejercicios así como unos cuadernos de ejercicios para los alumnos.

          El ejemplar que se expone como pieza del mes, editada por Miñón en 1965,  pertenece al Segundo Grado (correspondiente al 3º y 4º curso del período elemental) y fue donada al Museo por D. Sebastián Paniagua López en 1992.