Una sombrilla de luto, Pieza del Mes de noviembre 2018

Durante el mes de noviembre el Museo quiere tratar el luto mostrando una sombrilla negra.

A finales del s. XIX y principios del XX el ser humano afrontaba el tema de la muerte de manera diferente. Hoy la defunción se esconde en hospitales y tanatorios, lejos de la vista y de la casa familiar; pero antes, para la gente en duelo, la demostración pública de su pena era tanto una necesidad como un deber.

Así, en el siglo XIX, el dolor por la pérdida de un ser querido se manifestaba mediante una indumentaria de color negro, sujeta a unas reglas.

El negro no es el color universal del luto, así, por ejemplo, en Corea es el azul y en Oriente el blanco. En Occidente, el difunto vuelve a la tierra, deviene en cenizas y parte hacia la oscuridad, de ahí el color negro, que empezó a usarse para este fin, en 1498, cuando la reina Ana de Bretaña lo adoptó tras la muerte de su esposo, Carlos VIII rey de Francia. Igualmente la reina Victoria, tras la muerte de su amado Alberto en 1861, dio paso a un largo proceso de luto y dolor.

El tiempo dedicado al luto dependía de las zonas geográficas. A principios del siglo XX se esperaba que una mujer llevara luto unos dos años más seis meses de alivio por su marido, otros dos años más seis meses de alivio por un hijo, un año y seis meses de alivio por padres, seis  meses por los abuelos y hermanos. En Olivenza, según texto de Rita Asensio, por  un padre o madre se podía estar hasta cinco años de luto.

Estar de luto significaba poner un paréntesis en la vida social, así como impedir toda actividad que pudiera interpretarse como entretenimiento. En Olivenza, no se pintaban las fachadas, no se barría la puerta de la calle, ni se limpiaban los llamadores de metal, tampoco se tocaba instrumento musical, ni se cantaba, entre otras muchas cosas.

En cuanto a la vestimenta, el período de duelo se dividía en tres etapas: luto riguroso, medio luto y luto aliviado. Durante el luto riguroso era imprescindible vestir completamente de negro, con tejidos sin brillo y usar velo, sobre todo en el primer año. Durante el medio luto los tejidos eran más ricos y los trajes menos severos a los que se podía añadir adornos de muselina de seda negra, guipur o bordados. El luto aliviado implicaba usar ropas normales en colores apagados como gris, blanco, morado, lila, etc.

Para el hombre era más sencillo, solo tenía que anunciar su pérdida mediante una corbata negra, un brazalete o un botón forrado de tela negra colocado en el ojal de la chaqueta.

Los accesorios como sombreros, sombrillas, abanicos, pañuelos de mano, etc., también debían ser de color negro riguroso. Un ejemplo es la sombrilla que exhibimos este mes, toda de color negro, incluidas las varillas que están empavonadas para evitar la nota clara del metal.

En cuanto a las joyas, se podían llevar agujas de sombrero, broches y collares de madera negra. En la era victoriana, el azabache era la piedra más popular de la joyería de luto, así como los broches y pendientes que contenían un mechón de cabello del difunto. Los motivos decorativos en las joyas de luto solían ser temas florales. La rosa, si estaba en forma de capullo, significaba la muerte de un niño, y si estaba abierta significaba la muerte de un adulto.

A mediados del siglo XX, el negro perdió su connotación funeraria, dejó de ser exclusivo de luto para convertirse en sinónimo de elegancia, muy usado en actos sociales de etiqueta.

La sombrilla fue donada por Francisco Borrallo González en 2017.

Los colores del Mediterráneo en el Museo

Del 27 de octubre al 25 de noviembre, podrá visitarse, en la sala de Actividades Alternativas del Museo la exposición Los colores del Mediterráneo, de Carmen Ramón Mesado.

Carmen nace en Catarroja (Valencia), en 1950.Sus primeras obras las realiza sobre sacos de arroz que llevaban al molino desu padre. En la actualidad compagina la pintura sobre seda, en pañuelos, mantones,chales, tela para vestidos, con la reproducción de azulejos de las cocinasvalencianas del siglo XVIII y XIX, cuya temática ha trasladado a la seda.

Como dice, ” Mi obra no obedece a un programa metódico, es generalmente fruto de ideas que surgen en algún momento del día (…) El color me lo da la luz del día, la tonalidad del mar, el cielo y las plantas que veo desde mi casa y para ser más sincera, los colores que me van quedando en los botes”.

Carmen Ramón Mesado 

Carmen trabaja la seda con diversas técnicas: guta, rotulador, sal, alcohol, etc. Su preferida es la guta, con la que perfila el dibujo y luego superpone capas desde las tonalidades más suaves a las más intensas, buscando el matiz final para cada parte de la obra.

Tiene predilección por los colores vivos. Por ello, utiliza mucho los tonos cálidos, como el rojo, el amarillo, el naranja y el verde. No concibe la vida sin luz, sin colores y sin felicidad, de ahí que el color negro esté guardado en un cajón.

   Buena parte de sus trabajos se encuentran en Canadá, Argentina, China, EE.UU y repartidos por toda España, donde ha realizado numerosas exposiciones.

Como se ha dicho, en el Museo Etnográfico Extremeño González Santana se puede disfrutar de esta muestra hasta finales de noviembre.

Carmen Ramón Mesado entrevistada por TVO

Exposición de fotografías del Convento de Santa Ana de Badajoz

Hasta el 18 de noviembre , en el pasillo de la planta alta del Museo Etnográfico Extremeño González Santana, se podrá visitar una colección de fotografías del Convento de Santa Ana, de Badajoz, que sirven para conmemorar el V centenario de su fundación (1518-2018), así como para darlo a conocer.

Desde la segunda mitad de junio, hasta primeros de octubre, durante dos sábados al mes, el convento ha abierto sus puertas a un grupo reducido de visitantes.

Dicho convento, ubicado en la Avenida Joaquín Costa nº 16, fue fundado en 1518 por Leonor Lasso de la Vega y Figueroa, hija del embajador de los Reyes Católicos en Italia, profesando sus religiosas la regla de Santa Clara.

En su iglesia se honra la imagen de Nuestra Señora de las Virtudes y del Buen Suceso.

En 1580, la reina Ana de Austria, esposa de Felipe II, quien se dirigía a la coronación de su esposo, en Lisboa, enferma y fallece en Badajoz, siendo enterrada en el coro del convento. Sus restos serían, posteriormente, trasladados a El Escorial, quedando en el lugar citado las entrañas de una criatura de 5 meses, pues se encontraba embarazada.

Carlos III le otorgó el título de Real Monasterio, reconociéndole todos los honores y privilegios que acostumbraba a dar la Casa Real.

El Monasterio destaca por sus contrafuertes y la torre del campanario. En su interior se puede admirar su claustro mudéjar, decorado con pinturas al fresco de finales del XVIII, así como numerosas esculturas, orfebrería, bordados, pinturas y mobiliario de diferentes siglos.

Su importancia le ha llevado a ser declarado Bien de Interés Cultural.

Quienes no hayan podido visitarlo, ahora tienen una nueva oportunidad de conocerlo mejor a través de la treintena de fotografías que se exponen. Todas ellas se encuentran a la venta con el único fin de hacer frente a las necesidades que deben afrontar las monjas que lo habitan.

Para más información pueden visitar la web Clarisas Santa Ana

Un asentador o suavizador de navaja de afeitar, Pieza del Mes de octubre 2018

Quitarse el pelo de la cara parece haber sido un deseo del hombre desde los tiempos más remotos. Los arqueólogos han encontrado pinturas rupestres que representan a hombres con barba y otros sin ella. Además en muchos yacimientos se han encontrado conchas marinas y pedernales afilados que fueron las primeras cuchillas de afeitar.

En el Antiguo Egipto, sacerdotes y sacerdotisas debían depilarse el cuerpo entero antes de entrar en los templos. Los griegos consideraban que un cuerpo depilado era ideal de belleza, juventud e inocencia y en los baños públicos romanos existían cuartos para la depilación.

En la civilización egipcia las primeras herramientas de corte fino se hicieron con bronce. En la Edad Media usaban navajas de hierro. En el siglo XVIII y XIX se sucedieron una serie de navajas con protección de seguridad.

El afeitado de navaja fue el habitual hasta la aparición de las cuchillas rectangulares introducidas por Gillette en 1904.  Para conservar y poner a punto el filo de la navaja se empleaba el asentador o suavizador, que consistía en dos tiras de cuero montadas sobre un bastidor con mango. La podemos ver en la pieza que muestra el Museo este mes.

Una de las dos tiras se untaba con pasta para navajas, una barrita densa de grasa con propiedades abrasivas que hacía que el filo quedara en buenas condiciones para el afeitado. Después, y tras haberle dado dos o tres pasadas sobre esta cara del suavizador, se volvía a repetir la operación por el otro lado cuyo cuero estaba bien impregnado con aceite de oliva, quedando la navaja lista para el rasurado, al que se procedía no sin antes haberle proporcionado unos cuantos pases sobre la palma de la mano del fígaro.

El apasionante mundo de la Masonería a través de dos conferencias

El día 5 de octubre, a las 20,00 horas, en el Museo Etnográfico Extremeño González Santana, tuvieron lugar dos conferencias relacionadas con la Masonería. La primera de ellas corrió a cargo de José Alberto Hidalgo Piñero, bajo el título La masonería en la provincia de Badajoz; la segunda, la impartió Matilde Fernández Sanz, La mujer en la masonería.

José Alberto Hidalgo Piñero

José Alberto Hidalgo Piñero, ex teniente de alcalde del Ayuntamiento de Badajoz,  es maestro masón y una figura destacada de la Masonería española e internacional. Siempre se ha distinguido por su espíritu de servicio a los demás y su probada solidaridad.

Matilde Fernández Sanz, ex ministra de Asuntos Sociales entre 1988 y 1993, Presidenta de ACNUR en España, a los que hay que sumar otros muchos cargos. Como maestra masona siempre se ha caracterizado por abogar que la masonería defiende las causas de progreso, como los derechos de la mujer.

Matilde Fernández Sanz

La masonería, organización sobre la que se han vertido injustas acusaciones, baste recordar los agravios y persecución franquista, se dedica a iluminar a sus miembros y a la sociedad, con un fin, el desarrollo social. Por esta razón, sin duda, se puede afirmar que un masón o masona es una persona como cualquier otra, que destaca por su solidaridad y afán de saber, siempre  en beneficio de la comunidad.

Colaboramos en unas jornadas transfronterizas sobre el retablo extremeño y alentejano

Los  días 19 y 20 de octubre, en la Casa de la Cultura de Olivenza, se han celebrado las Jornadas Transfronterizas El Retablo Extremeño y Alentejano en torno a la Raya/ O Retábulo Extremenho e Alentejano na Raia.

Organizadas por el Gabinete de Iniciativas Transfronterizas, encuadradas dentro de las Jornadas Europeas de Patrimonio, y contando con la colaboración del Ayuntamiento y Museo Etnográfico de Olivenza, además de la Consejería de Cultura e Igualdad de la Junta de Extremadura, se han pretendido mostrar nuevas ideas y aspectos del retablo ibérico, promover la sensibilización hacia este patrimonio mueble que ha sobrevivido a tantos avatares.

Las jornadas han contado con la presencia de reputados especialistas españoles y portugueses como María de Fátima dos Prazeres Eusébio, del Departamento dos Bens Culturais da Diocese de Viseu, Román Hernández Nieves, ex-director del MUBA, Francisco Lameira y José João Loureiro, de la Universidade do Algarve, Vicente Méndez Merchán, profesor de Historia del Arte de la UEX, Miguel Ángel Vallecillo Teodoro, director del Museo Etnográfico Extremeño González Santana de Olivenza, y Javier Cano Ramos, Jefe de Servicio de Museos y Artes Plásticas de la Junta de Extremadura.

Acogemos dos actividades del evento cultural ‘Una mirada hacia Brasil’

Eduardo Machado Macías-Naharro y João Morgado durante la presentacion de “Vera Cruz”

         Olivenza y Belmonte, localidades hermanadas desde el año 2016, comparten un nexo de unión que pasa por la llegada de la primera expedición europea a tierras brasileñas; una expedición comandada por el navegante Pedro Alvares Cabral, nacido en Belmonte, y en la que viajaba Fray Enrique de Coimbra, religioso que ofició la primera misa celebrada en Brasil, que llegó a convertirse en Obispo de Ceuta, con residencia en Olivenza, y cuyo cuerpo descansa en la iglesia oliventina de Santa María Magdalena.

Cartel exposición Padre António Vieira

 

 

Con este motivo el Ayuntamiento de Olivenza con la colaboración de varias entidades organizó el 23 de septiembre el evento cultural Una mirada hacia Brasil, con un variado programa, y  en el que participaron el Museo Etnográfico Extremeño González Santana albergando dos de sus actividades en la Sala Baja de la Torre del Homenaje:

 

         A las 13,30 h. tuvo lugar la presentación del libro Vera Cruz, de João Morgado. La obra de este periodista portugués relata los pormenores de la vida del navegante portugués Pedro Alvares Cabral, así como de la expedición que llegó hasta las tierras de la Vera Cruz, hoy Brasil.

         A las 14:00 h. se procedió a la inauguración de una exposición sobre la figura del Padre António Vieira. Cedida por el Centro de Língua Portuguesa del Instituto Camões de Cáceres, esta muestra profundiza en la vida de este misionero jesuita, diplomático, escritor y orador reconocido como uno de los grandes defensores de los derechos humanos de los indígenas y por su condena a la esclavitud ejercida sobre la población nativa.

Hexacordo cierra “A Defesa das Portas” 2018 con un concierto didáctico

El domingo 23 de septiembre el Grupo de Música Antigua Hexacordo ofreció en la Sala Baja de la Torre del Homenaje del Museo Etnográfico Extremeño González Santana de Olivenza una conferencia-concierto titulada El contexto sonoro de un proceso político ibérico (1580-1640-1668), a modo de clausura de la tercera edición del programa A Defesa das Portas.

Diferentes tipos de cornetas utilizadas en el concierto

El nombre del grupo, integrado por los músicos Miguel del Barco Díaz y Manuel Pascual procede del griego hexa (seis) khorde (cuerdas) hace referencia a la serie de seis notas que servirá de modelo sonoro al sistema de interpretación de los sonidos inventado en el siglo XI por Guido d’Arezzo.

Hexacordo nace en 2003 con el propósito de reconstruir e interpretar la música renacentista y barroca con instrumentos reproducciones de los originales y bajo los actuales criterios histórico-musicológicos.

El evento pedagógico artístico que presentó Hexacordo nos situó en la linea temporal del proceso politico que rodea la situación de inestabilidad política y entre el Reino de Castilla y de Portugal (1580-1640-1668).

Durante el evento se explicaron los instrumentos, las obras y el significado de la parte musical. Al final de la conferencia concierto, hubo un turno de preguntas para saber mas sobre los instrumentos, la interpretación, las fuentes originales. Tras el concierto el público pudo ver y tocar los instrumentos utilizados por los intérpretes, una réplica de una espineta del siglo XVI y varios modelos de corneta (soprano, alto y tenor)

El público tuvo la oportunidad de ver y tocar los instrumentos antiguos

En el programa una selección de romances y obras populares de los cancioneros de Elvas, Belém, Lisboa y París, manuscritos de origen portugués, en el que muchas obras musicales están en castellano. Abarcan temporalmente desde el siglo XVI a mediados el XVII.

El grupo ”Saudades” interpretó en el Patio de Armas sus ”Canciones para siempre”

El SÁBADO 22 DE SEPTIEMBRE, a las 22,00 HORAS, en el Patio de Armas del Museo Etnográfico Extremeño González Santana de Olivenza el Grupo Saudades  ofreció un concierto durante el que repasarán un amplio repertorio de canciones populares.

En palabras del SaudadesSiempre hemos estado rodeados en nuestras vidas de innumerables canciones populares que nos acompañan y siempre hay momentos que nos gusta escucharlas, imaginarlas y cantarlas.

De ahí surgió la idea de llevarlas a un escenario, recopilando aquellas que más cerca tenemos en nuestra memoria. Canciones para siempre incluye una selección de bellos y variados temas internacionalmente conocidas.

Con ello se ha pretendido ofrecer al público una gala tranquila y llena de recuerdos para todos los públicos, que seguro disfrutarán, de la mano de Encarna y Carlos Barranco, Mayte Vázquez, Guillermo Orozco y Antonio Reyes, todos músicos profesionales.

 

Daniel Silva Cortés presentó su libro “El Gorrión Blanco” con OliExcénicas Teatro

El jueves 20 de septiembre, a las 21,30 HORAS, en el Patio de Armas del Museo Etnográfico Extremeño González Santana de Olivenza tuvo lugar el acto de presentación y firma de ejemplares del libro El gorrión blanco de Daniel Silva Cortés, tras la suspensión el pasado viernes 14 por inclemencias meteorológicas.

Daniel Silva Cortés nació en Olivenza en enero de 1988. Estudió Diseño y Producción Editorial y actualmente está finalizando Filología Hispánica. Desde joven sintió pasión e inquietud por la creación literaria, terminando su primera novela a la edad de quince años. El gorrión blanco es su primera obra publicada y fue elaborada tras varios procesos de reescritura entre 2011 y 2018.

Iván Rosado, gerente de la empresa pacense Códice, Gestión de la Información, la describió como un beligerante viaje hacia lo más recóndito del inconsciente, una búsqueda de la verdad, una exploración de las miserias y las bondades del ser humano, un universo onírico de abstractos escenarios y personajes subyacentes que atrapan al lector y le invitan a una lectura reflexiva.

En líneas generales, se trata de un thriller con ingredientes psicológicos sabiamente integrados y que ampara una historia de amor bizantina, a su vez enmarcada en un cuadro de ética y crecimiento personal y espiritual. Autores como Espronceda, Bécquer, Coronado o Unamuno son algunas inspiraciones del escritor.

La presentación contará con la colaboración del grupo de teatro local Oliexcénicas. No será una presentación al uso, sino una sutil expansión teatral de los elementos de metaliteratura presentes en el relato.
https://www.youtube.com/watch?v=wFigTthySqg