Archivo abril 2018

El Museo contribuye a una obra de divulgación de espacios protegidos

En 2016 la Dirección General de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura propuso al Museo participar en una propuesta para la preparación conjunta de un libro sobre la Red Natura 2000, en el marco del Proyecto LIFE+INFONATUR 2000.

El carbonero, un oficio en extinción

Este proyecto ha cristalizado en 2018 con la publicación del libro Natura 2000: una oportunidad para todos, en el que Miguel Ángel Vallecillo Teodoro, Director del Museo, ha participado con los textos de la sección El carbonero, oficio en extinción.

La Red Natura 2000 es un conjunto de áreas de conservación de la biodiversidad en la Unión Europea, cuyos espacios trata de dar a conocer esta obra, descubriendo la importancia que presentan estos territorios tanto para sus habitantes como para el resto de la sociedad. La preservación de estos espacios depende, en muchas ocasiones, de que se mantenga la actividad económica que se realiza en ellos y de favorecer un modelo de desarrollo que permita a las personas continuar habitándolos

A lo largo de las páginas de Natura 2000 podemos realizar un recorrido por determinados aspectos relacionados con los sectores cuya actividad es más influyente en la conservación de los valores naturales, así como las potencialidades y oportunidades de desarrollo que presentan estos territorios, sin olvidar a las personas que viven en estos espacios.

El libro, en la que han intervenidos más de 150 autores de texto y fotografía, también  se puede descargar en la web infonatur.es

 

 

Acogemos la exposición itinerante “Yo mujer, Tú cómplice, Ellas luchadoras”

El miércoles 2 de mayo, a las 19,00 horas, en la Planta Alta del Museo Etnográfico Extremeño González Santana de Olivenza tuvo lugar la inauguración de la exposición fotográfica itinerante Yo mujer, Tú cómplice, Ellas luchadoras, organizado por Plena inclusión Extremadura, en colaboración con el Instituto de la Mujer.

En ella se ha querido plasmar la similitud que tiene la lucha de las mujeres con discapacidad intelectual y/o del desarrollo, en su conquista de derechos individuales, con la de algunas de las grandes mujeres que han conseguido hitos importantes en la historia.

Se compone de 14 paneles reivindicativos que recrean imágenes de la conquista de los derechos y la igualdad femeninos. El objetivo es visibilizar la lucha diaria de las mujeres con discapacidad intelectual y/o del desarrollo, por conseguir estar y ser incluidas en la sociedad, al igual que ya lo hicieran otras compañeras a lo largo de la historia. Esta es una asignatura pendiente en todos los órdenes de la vida que es conveniente trabajar a través de todos los agentes de socialización: familia, escuela, servicios sociales, medios de comunicación…

El acto inaugural contará con la presencia de Dª Elisa Barrientos Blanca, Directora del IMEX y de D. Pedro Calderón Rodríguez, Presidente de Plena Inclusión Extremadura.

Hasta el 16 de mayo podrá disfrutarse de esta muestra que recorrerá toda la geografía extremeña.

Participamos por segunda vez en la #MuseumWeek

El Museo Etnográfico Extremeño González Santana de Olivenza vuelve este año a sumarse a la #MuseumWeek, iniciativa que viene difundiendo a nivel global los valores culturales, históricos o patrimoniales de los museos a través de las redes sociales.

Concebida inicialmente para Twitter, la #MuseumWeek extiende su impacto a diferentes redes sociales, en una gran campaña de difusión cultural internacional a la que los perfiles sociales del Museo se han incorporado por segunda vez.

Hashtags de la #MuseumWeek 2018

Tuit con el hashtag #cityMW

#MuseumWeek está avalada por la Unesco, y la edición de 2018, dedica sus contenidos a los valores comunes de la convivencia, la ciudadanía y la tolerancia, al tiempo que refuerza su compromiso con la causa de la igualdad de género, a través del hashtag #WomenMW, leitmotiv del evento.

Además, esta incitativa, como es habitual propone etiquetas complementarias diferentes para cada uno de los días de la semana del 23 al 29 de abril.

De este modo, se proponen los hashtags #WomenMW (para el lunes, en reconocimiento al papel de la mujer en la sociedad); #CityMW (el martes, para invitar a contemplar a las ciudades bajo otro punto de vista, como núcleo de la vida en sociedad); #HeritageMW (el miércoles, para reivindicar los valores del patrimonio); #ProfessionsMW (el jueves, para visibilidad los oficios relacionados con las instituciones culturales); #KidsMW (el viernes, para fomentar los contenidos orientados a los niños en los museos; #NatureMW (el sábado, para subrayar los contenidos relacionados con la Naturaleza en los museos); y #DifferenceMW (el domingo, dedicado a remarcar la relación de la diversidad con el Arte a lo largo de su historia.).

Desde nuestro Museo estamos contribuyendo a esta iniciativa con la publicación de tuits relacionados con las áreas temáticas propuestas, animando a nuestro público a participar

La exposición “Miradas que hablan” de Kim Soler visita el Museo

El viernes 20 de abril a las 19,00 h. en la sala de Actividades Alternativas del Museo tuvo lugar el acto inaugural de la exposición de pinturas Miradas que hablan, realizadas por el artista plástico Kim Soler, que se encuadra dentro del proyecto El color de la vida.

Kim Soler

Kim Soler, nacido en Barcelona, en 1951, comienza su andadura pictórica en el taller de Modesto Cuixart, su maestro en Palafrugell.

Tras su primera exposición en Palma de Mallorca, en 1974, fija su residencia en el Bajo Ampurdán (Gerona), donde convive con pintores como Viola, Candelaria, Casademont…

Fuera de España ha expuesto en Canadá, Alemania, Holanda, Francia, Mónaco, República Dominicana y Portugal.

En 2006 fija su residencia en Arcos de la Frontera, localidad gaditana en la que instala su estudio y desde la que también preside la asociación cultural SPECIAL-ART, cuyo objetivo es utilizar el arte como ayuda psicológica plasmando así su profunda implicación con colectivos desfavorecidos como los de personas con diversidad funcional, inmigrantes o mujeres víctimas de maltrato 

Miradas que hablan se compone de 30 obras, en las que el autor nos invita a ver la vida  con otros ojos, otra perspectiva, a través de 15 retratos de un profundo realismo y 15 obras de arte contemporáneo, realizadas con técnica mixta, en lienzo o tablero preparado.

El artista donará el 50% de lo recaudado por la venta de sus cuadros a ADMO (Asociación para la Donación de Médula Ósea).

El sábado 21 de abril a partir de las 10,30 h., aprovechando su presencia en Olivenza, Kim Soler impartirá también en el Museo un taller práctico con niños del Hospital Materno Infantil.

La muestra permanecerá abierta hasta el 27 de mayo

Los 150 años de la entrega de la Túnica de Gala al Señor de los Pasos conmemorados a través de una exposición en el Museo.

Con motivo de la conmemoración del 150 aniversario de la llegada de la túnica de gala, regalada por la Reina Isabel II a la Venerada Imagen de Nuestro Señor Jesús de los Pasos, patrón de Olivenza, el viernes 13 de abril tuvo lugar en el Museo Etnográfico Extremeño González Santana, el acto inaugural de la  exposición 150 años de la entrega de la túnica de gala al Señor de los Pasos. El momento, el legado e imágenes en siglo y medio.

La túnica, que llegó a Olivenza el 13 de abril de 1868, Lunes de Pascua, fue recibida por un nutrido grupo de autoridades civiles y eclesiásticas, entre las que se encontraba el Obispo Monseñor Fernando Ramírez y Vázquez.

La entrega, en la puerta de la iglesia de la Magdalena, fue inmortalizada por Ludwik Tarszeński Konarzenski, más conocido como Conde de Lipa, fotógrafo de la Casa Real, que realizó una de las primeras fotografías conocidas de Olivenza y de la venerada imagen.

La muestra, organizada conjuntamente por el Museo y la Real Archicofradía, comprende un total de cinco secciones, en las  que  se recogen objetos como la propia Túnica de Gala,  el original de la fotografía tomada por el conde de Lipa y documentos como la escritura notarial en la que se recoge la donación, la copia del bando municipal en el que se detallan los actos previstos con motivo del acontecimiento, copias de periódicos nacionales de la época en los que se recoge la noticia e imágenes de la Real Archicofradía tomadas en los últimos 150 años.

La exposición permanecerá abierta al público hasta el domingo 13 de mayo

Pieza del Mes de abril 2018: Aguaderas

El Museo  ha seleccionado para pieza del mes unas aguaderas de esparto, recordando con ellas el popular y ya desaparecido oficio de aguador.

El reparto de agua es una actividad que hoy resulta innecesaria, pero hubo épocas en las que era absolutamente imprescindible para el desarrollo de los pueblos y ciudades, ya que, hasta bien entrado el siglo XX, muchos de estos núcleos de población no contaban con agua corriente en las casas.

Algunas poseían pozos que, a veces, eran compartidos con la vivienda contigua, ubicándose una mitad en un patio o corral y la otra en el otro. Su agua se utilizaba para la limpieza e higiene personal e incluso para el consumo humano, en la mayoría de los casos.

Al aumentar las necesidades de la población surgió el oficio de aguador cuya labor consistía en abastecer de agua a aquellas viviendas que no disponían de pozos y que, por diversos motivos, sus propietarios no podían acercarse a las fuentes públicas.

El aguador utilizaba como medio de transporte un burro al que le colocaba una estructura o armazón llamado aguaderas. Habitualmente eran de esparto, como la que mostramos, también las había de mimbre e incluso de hierro, y se colocaban sobre el lomo del animal, encima de un aparejo llamado albarda.

En su interior se solían colocar cuatro cántaros, aunque también las había de seis. Siempre era necesario mantener el equilibrio para no derramar el líquido. Estas vasijas  eran de barro, de boca estrecha y ancha barriga, y solían tener una o dos asas.

Los aguadores cogían el agua en las fuentes públicas y la distribuían entre una clientela fija.

La obligación y el esfuerzo que suponía transportarla desde el exterior de la vivienda, influían en el empleo que de ella se hacía. Se destinaba siempre a usos concretos de la casas, y, por supuesto, utilizada sin derroches.

Fuente en el pueblo de San Francisco de Olivenza

En Olivenza, hasta 1966 no llega el agua corriente a las viviendas,  por tanto eran varias las fuentes que abastecían de agua a la población, como la de la Cuerna, la Rala, la del Fuerte, San Francisco, Valsalgado y, más alejadas, las de San Amaro, Mira o San Pablo.

En Madrid, el oficio de aguador estaba reglamentado. Para desempeñarlo se necesitaba una licencia que concedían los corregidores de la villa o bien los alcaldes constitucionales a comienzos del s. XIX, y por la que había que pagar 50 reales más 20 por la renovación anual. Debían llevar en el ojal de la chaqueta una placa de latón con su nº, su nombre y el de la fuente asignada.

A partir de la construcción del alcantarillado y la llegada del agua a los domicilios, este oficio de aguador fue desapareciendo.

La pieza de este mes fue donada al Museo por la familia Garrido Méndez en 1991.