Archivo marzo 2017

Una cámara de fotos, Pieza del Mes de abril 2017

La obtención de imágenes comienza con la utilización de la cámara oscura, pasando por el daguerrotipo, que obtenía la fotografía sobre una superficie de plata pulida, el calotipo, donde se empezaron a obtener fotografías en papel, hasta llegar a la cámara de carrete, la fotografía en color y, por último, la fotografía digital.

Desde su aparición en 1839, la fotografía juega un importante papel en la transmisión, conservación y visualización de las actividades políticas, sociales, científicas o culturales de la humanidad, de tal manera que supone una de las fuentes de documentación más importante, con una dosis de realidad y de objetividad supuestamente mayor que otras técnicas como el dibujo y la pintura.

En 1893 Thomas A. Edison inventa el rollo de película perforado de 35 mm., utilizado mayoritariamente hasta la llegada de la fotografía digital. Este rollo de película se empleó en una cámara inventada por Oskar Barnack en 1924, la llamada Leica I, que por su pequeño tamaño y bajo coste se hizo famosa entre los fotógrafos profesionales y aficionados.

El uso de estos rollos de película de 35mm., llamados carretes fotográficos, se popularizó en la primera mitad del siglo XX, permitiendo hacer un número aceptable de fotografías, sin tener que transportar un volumen muy grande de material.

La pieza del mes elegida para esta ocasión es una cámara fotográfica de carrete de mediados del siglo XX (1950-1958). Se trata de una Voigtländer Prominent, de fabricación alemana, muy pesada, construida en torno a un bloque central que engloba el obturador Syunchro-Compur y todo el plano focal. Mediante el movimiento de este bloque se logra el enfoque accionando una rueda en la parte superior izquierda que condiciona todo el diseño del telémetro. El visor se encuentra a la derecha, lado en el que también figura el avance de película y armado de la obturación. El movimiento de armado es diferente a las demás cámaras, es decir, contrario a las agujas del reloj.

Esta cámara, que se presenta con su funda de cuero, perteneció al fotógrafo Roque Salgado Calleja (1919-1994), natural de San Vicente de Alcántara, que ejerció su profesión en Olivenza entre 1943 y 1960. Él mismo donó su cámara al museo en agosto de 1991, pocos días después de su inauguración.

La Asociación ‘Limbo Cultura’ dona una cartilla de racionamiento

Este mes de marzo, el Museo Etnográfico Extremeño González Santana ha recibido la generosa donación de una cartilla de racionamiento por parte de la Asociación Limbo Cultura de Olivenza.

Las cartillas de racionamiento son uno de los elementos más característicos de la posguerra en España. Una orden Ministerial del 14 de mayo de 1939 estableció un régimen de racionamiento en el país para los productos básicos de alimentación y de primera necesidad. Para llevarlo a cabo se crearon dos cartillas de racionamiento, una destinada a la carne y otra al resto de productos alimenticios.. Además, también se establecieron varios grupos: hombres adultos, mujeres adultas y personas mayores de 60 años (con el 80% de la ración de los hombres adultos) y niñas y niños menores de 14 años (60%).

En un principio las cartillas eran individuales, pero en 1943 pasaron a ser familiares. De hecho, la asignación de productos podía variar en función del trabajo o cargo del cabeza de familia, por lo que las clases más altas tenían acceso a más alimentos y productos básicos. Este sistema estuvo vigente hasta mayo de 1952, cuando las cartillas desaparecieron para los alimentos. Y es que durante estos casi 15 años el sistema demostró ser de muy mala calidad  y dio origen al estraperlo y a la venta ilegal de estos productos en el llamado ‘mercado negro’. El ejemplar donado al Museo procede de Badajoz y está datado en 1952.

Desde el Museo queremos agradecer a Limbo Cultura su generosidad

 

La exposición ‘Olivenza a través de los libros’ propuso un viaje en el tiempo desde el siglo XVI hasta nuestros días

José Antonio González Carrillo con el facsímil del frontispicio del Foral Manuelino de Olivenza (s. XVI)

Del 24 de marzo al 30 de abril de 2017 pudo visitarse en la Sala de Actividades Alternativas del Museo Etnográfico Extremeño González Santana  la exposición Olivenza a través de los libros, con una selección de ejemplares de la colección de José Antonio González Carrillo.

El enclave y contexto de Olivenza atesora desde hace siglos numerosas publicaciones, documentos manuscritos, inventarios y registros que reflejan su evolución bajo múltiples prismas.

En el siglo XVI comienzan a aparecer las primeras referencias explícitas en libros impresos sobre la localidad, en una época en que la villa crecía notablemente con la concesión de privilegios como el fuero manuelino.

En el siglo XVII y concretamente desde 1640, con la guerra de Restauración entre España y Portugal, las referencias a la villa crecen notablemente en la documentación impresa y se empiezan a publicar documentos monográficos y explícitos, surgiendo los primeros frontispicios que aluden directamente al enclave. En el ámbito administrativo y religioso, se difunden los primeros panegíricos, corografías, relaciones eclesiásticas y diversa documentación administrativa. Un ejemplo es la publicación de la obra Relação do bispado de Elvas en 1635.

Olivença Illustrada pela Vida, e morte da Serva de Deos Maria da Cruz (1747)

Pero es sin duda con la llegada del siglo XVIII (con la invención de la pila mecánica en los procesos de producción y el abaratamiento del papel) cuando la documentación impresa sobre Olivenza crece notablemente, imprimiéndose, por ejemplo, obras de carácter hagiográfico que abordan de forma más detallada el contexto de la localidad y sus personajes. Así, se publican, en 1747,Olivença illustrada pela vida e morte da grande serva de Deos Maria da Cruz y algunos estudios y pequeños relatos que hacen alusión al terremoto de Lisboa de 1755 y sus consecuencias sobre la localidad. En este siglo también empieza a crecer notablemente el número de obras de autor, como los versos de A Martinhada, de Caetano da Silva Souto-Maior, la primera obra impresa de este tipo nacida de la pluma de un oliventino.

Con la llegada del siglo XIX, el territorio de Olivenza cambia de nacionalidad y la documentación impresa sirve también para reflejar el momento crucial que se vive. El propio Tratado de Badajoz de 1801 es llevado a imprenta tanto en lengua española como portuguesa. También ven la luz diferentes estudios demográficos y actas de sesiones plenarias, Son los años en los que la imprenta comienza a experimentar un nuevo impulso debido a la aparición del papel de fabricación mecánica, de menor calidad pero que permitía abaratar los costes de producción. Crece entonces notablemente el número de trabajos de divulgación referentes al enclave, viendo la luz publicaciones hoy difíciles de adquirir y donde comienzan a surgir los primeros semanarios impresos en la propia localidad.

Ejemplar de O Património da Sereníssima Casa de Bragança em Olivenza, de Ventura Ledesma Abrantes

Al llegar el siglo XX, el libro de temática oliventina comienza a experimentar un dilatado desarrollo tanto por creadores locales como foráneos. De esta manera surgen obras impresas imprescindibles para conocer la historia e idiosincrasia de la localidad desde el lado portugués, como Olivença, de Matos Sequeira, Rocha Junior y Alberto Souza, O Património da Sereníssima Casa de Bragança em Olivença, de Ventura Ledesma Abrantes, o Trêsdias em Olivença, de Hermano Neves, todas ellas imprescindibles para entender la vasta identidad que atesora el enclave. Desde el lado español se publican estudios como Menudencias históricas, de Jesús Rincón, entre muchas otras, que también ayudan a esclarecer una parte del pasado proponiendo diferentes tesis en la profundización histórica.

Con la llegada de la democracia a la península en los años setenta del siglo XX, el libro sobre Olivenza vuelve a experimentar un nuevo renacimiento de la mano de investigadores y estudiosos que también abren nuevos caminos a autores que comienzan a plasmar sobre el papel otras disciplinas como la creación poética, el ensayo y el arte.

Con todo lo descrito, el Museo Etnográfico Extremeño González Santana, en su labor de difundir los valores etnográficos y culturales de la villa, invita a profundizar en el mundo bibliográfico oliventino con una selección de obras pertenecientes a la colección privada de José Antonio González Carrillo, oliventino, bibliófilo y también autor de diversos trabajos y publicaciones.

Una antología de obras impresas sobre Olivenza y su contexto, de gran valor sentimental y documental, difíciles de recopilar en la actualidad y exhibidas en conjunto por primera vez.

 

 

Dos clubs de mayores de la ONCE “ven” y tocan el Museo

Visita a la exposición “Ver y Tocar”

Aprovechando la presencia de la exposición itinerante Ver y Tocar del Museo Tiflológico de Madrid, en la mañana del miércoles 15 de marzo de 2017 se desplazaron a Olivenza los Clubes de Mayores de la ONCE de Cáceres y Badajoz se desplazaron hasta nuestras instalaciones para realizar una visita especial, en la que fueron acompañados por el Director, Miguel Ángel Vallecillo Teodoro.

Además de la visita a esta exposición, se realizó un recorrido general por las salas del Museo en el que las explicaciones habituales se complementaron con el tacto de varias piezas representativas de cada área temática. Así, los miembros de los dos clubes pudieron tomar contacto directo con herramientas, instrumentos musicales, muebles, maquetas … convirtiendo la visita en una enriquecedora experiencia, que han valorado muy positivamente y que esperan repetir.

Los dos Clubes de Mayores de la ONCE tras finalizar la visita

Desde el Museo agradecemos a la ONCE la gentileza de habernos elegido como única escala de esta exposición en Extremadura.

Una conferencia nos acercará al modo de vida de dos comunidades nativas peruanas

Cartel de la conferencia

Cartel de la conferencia

El próximo viernes 17 de marzo a las 19:00 h. el investigador oliventino afincado en Perú Cástor Saldaña Sousa impartirá en la Sala de Conferencias José María Gaitán Rebollo del Museo Etnográfico Extremeño González Santana de Olivenza la conferencia titulada Ashaninkas y Matshiguengas de Perú: experiencias desde la antropología aplicada a la salud y el desarrollo comunitario.

Cástor Saldaña Sousa

El Dr. Cástor Saldaña Sousa, es Director de Investigación y Director de la Facultad de Psicología de la Universidad de Ayacucho Federico Froebel, Perú. Es docente de las asignaturas psicología dinámica, psicología de la salud y metodología cualitativa de la investigación.

A través de una presentación fotográfica, el Dr. Cástor Saldaña Sousa nos expondrá sus experiencias con las comunidades nativas Ashaninkas y Matshiguengas de la selva peruana.

En el marco de la antropología aplicada a la salud y al desarrollo comunitario, nos describirá el proceso de una pre-expedición antropológica comenzando por los informantes clave para la toma de contacto con las comunidades nativas hasta la elaboración de un informe diagnóstico de la situación de salud de la comunidad.

CLAUSURADA LA EXPOSICIÓN ‘MAGENS DE FÉ’

El domingo 19 de marzo tuvo lugar la clausura de la exposición Imagens de Fé: ex votos da Diocese de Portalegre-Castelo Branco

Organizada por la Comissão de Bens Culturais de la Diócesis de Portalegre-Castelo Branco, en la muestra se reúnen más de cien exvotos procedentes de diversas localidades y freguesías de este territorio diocesano portugués.

Uno de los exvotos de la exposición "Imagens de Fé"

Uno de los exvotos de la exposición “Imagens de Fé”

Los exvotos son una de esas expresiones cuyo origen se pierde en la memoria de los tiempos. Los encontramos en casi todas las diferentes culturas y regiones del mundo y en varias civilizaciones antiguas: maya, egipcia, helénica, fenicia…

A partir del Renacimiento se vulgarizan, apareciendo cada vez más en el arte popular, casi siempre de forma anónima, y con más o menos calidad. Eran realizados por artesanos, a veces instalados junto a los santuarios, aunque sin gran calidad técnica. Se ofrecían, aunque no exclusivamente, con ocasión de fiestas o romerías. Los ejemplares expuestos están pintados sobre madera. manifiestan una petición para alcanzar una gracia con ocasión de una aflicción en la vida y manifiestan el reconocimiento, la gratitud y la necesidad de anunciar públicamente la gracia recibida. Por regla general, presentan un final feliz de la situación por la cual se intercedió.

Aunque muy simples, los exvotos son verdaderos documentos de cultura popular, testimonios históricos de religiosidad cristiana, de la vida cotidiana de quien los ofreció y fuentes de inspiración artística, siempre objeto de estudio en diversas áreas del creer, del saber, del hacer y del comunicar

Formas materializadas de petición o agradecimiento frente a situaciones de muerte inminente por enfermedad, calamidades u otras, los exvotos presentados se datan entre los siglos XVIII y XX

Del total de obras exhibidas, provenientes de varias iglesias y capillas, destacan especialmente las dedicadas al Señor  Jesús dos Aflitos (Jesús de los Afligidos), representación de la figura de Cristo muy venerada en Portalegre y sus alrededores.

Esta colección, de inestimable valor material cultural y religioso permanecerá abierta al público en la Sala de Actividades Alternativas del Museo Etnográfico Extremeño González Santana de Olivenza hasta el 19 de marzo de 2017

Desde el Museo queremos dar las gracias a la Diócesis de Portalegre-Castelo Branco su generosidad por permitirnos disfrutar de este tesoro de pequeñas obras de arte popular y muy especialmente a su Obispo, el Rvdmo. Sr. D. Antonino Dias y al Padre Francisco Valente, nuestro intermediario y autor de los textos de la exposición.

Puede verse una selección imágenes de los exvotos, en el álbum de fotos de Facebook

 

 

El programa ‘Escúchame’ dedica un reportaje a nuestro compañero José Manuel Macías Castro

Este miércoles 8 de marzo dos reporteros del programa ¡Escúchame!, de Canal Extremadura, se han desplazado hasta el Museo de Olivenza para grabar un reportaje sobre la labor profesional de nuestro compañero José Manuel Macías Castro.

Museo Etnográfico "González Santana". Olivenza. Extremadura. Programa 'Escúchame'

Un momento de la grabación del reportaje

José Manuel, que viene prestando sus servicios como administativo en el Museo desde el pasado mes de junio de 2016, gracias a la firma de un convenio de colaboración entre el Consorcio y el Centro Especial de Empleo de la Fundación Caja Badajoz, ya había disfrutado durante 2015 de una beca laboral concedida por esta misma entidad y la Fundación Primera Fila, que le permitió adquirir amplios conocimientos y experiencia en labores administrativas.

En la actualidad, también desempeña una importante labor en la difusión de las actividades y funcionamiento del Museo a través del blog de la institución y su presencia en las redes sociales (FacebookTwitter. Google +, Linked-In, Instagram, Agenda Extremadura, ArteInformado…), además de la elaboración de audiovisuales para exposiciones y subida de videos a YouTube.

Durante la grabación del reportaje, fueron entrevistados, además de José Manuel, el Director del Museo y algunos compañeros de trabajo. José Manuel mostró a los reporteros del programa su labor diaria y aprovechó para demostrarles su experiencia como guía explicando a un grupo de usuarios y usuarias de Caser Residencial Olivenza algunos de los elementos de la exposición itinerante Ver y Tocar, organizada por el Museo Tiflológico de la ONCE y abierta al público hasta el 16 de marzo.

¡Escúchame! se emite cada sábado a partir de las 11:15 horas. Está hecho por y para personas con discapacidad y aborda cuestiones relacionadas con la dependencia y la eliminación de barreras, recorriendo Extremadura para dar a conocer ejemplos de superación.

La exposición ‘El voto femenino en España’ cerró sus puertas con gran éxito de público

Con ocasión de la celebración, el próximo 8 de marzo, del Día Internacional de la Mujer, y dentro de los actos previstos para conmemorar esta efeméride en Olivenza, se clausuró el domingo 26 de marzo de 2017  la exposición El voto femenino en España, una importante muestra  documental y fotográfica que el Instituto de la Mujer restauró con motivo de la Conmemoración del 75 Aniversario del voto de las mujeres en España.

Visitantes en la exposición

La muestra ha sido organizada por el Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades para conmemorar la concesión del derecho al voto a las

Empleada doméstica votando

mujeres, aprobado por las Cortes Constituyentes de la Segunda República en 1931. Un derecho al sufragio, que constituye el fruto de un largo período de luchas y reivindicaciones de miles de mujeres, que abarca desde mediados del siglo XIX hasta bien entrado el XX, para conseguir, por parte de los poderes públicos, el reconocimiento de la igualdad fundamental de las mujeres para participar y decidir en la vida política

Con esta exposición sobre el voto de las mujeres, que visita Olivenza por mediación de la Concejalía de Igualdad y de la Mancomunidad Intregral de la Comarca de Olivenza respectivamente, se pretende contribuir a la recuperación de este hito histórico y rendir un merecido homenaje a todas aquellas luchadoras por la igualdad política de la mujer en España, de las que somos grandes deudores.

Durante la estancia de la exposición en el Museo se han llevado a cabo diversos talleres dirigidos a los Institutos de Enseñanza Secundaria de Olivenza y Valverde de Leganés.

Un cencerro, Pieza del Mes marzo 2017

El hallazgo de pequeños cascabeles de bronce en yacimientos cartagineses, íberos y celtíberos,  y en pueblos ya romanizados, indican ya el uso de estos objetos que posteriormente se expandió por el mundo generalizándose en las culturas de los ganaderos con el fin de  ahuyentar los males o espíritus malignos.

Un remanente de esta práctica son los cencerros, utilizados tradicionalmente por los pastores para localizar y vigilar sus rebaños, creando en el campo un paisaje sonoro inconfundible.

El Museo exhibe uno de estos objetos que por su tamaño se puede aplicar al ganado ovino.

Se fabrica partiendo de una chapa de hierro que se martillea en frío en un yunque hasta obtener la pieza con la forma cóncava deseada. Una vez adquirida la forma, se recubre con pequeñas láminas de cobre o estaño, que  se envuelven con una mezcla de barro y paja. Posteriormente,  se introducen en la fragua para soldar los metales.  Transcurrido el tiempo necesario se saca del fuego y se sumerge en agua fría para obtener un enfriamiento rápido. La envoltura de barro quemada se retira, quebrándola. El revestimiento de cobre o estaño se pule. Y por último, se afina el sonido con golpes de martillo en su cara exterior. Si su sonoridad es apagada o queda “muerto” se volverá a fundir. Los pastores comprobaban la afinación de los cencerros antes de comprarlos. Ellos podían distinguir cada uno de sus animales por su sonido.

Los conocimientos técnicos se transmiten de padres a hijos, generación tras generación.

El pasado año la fabricación artesanal portuguesa de cencerros (“chocalhos”) fue declarada Patrimonio Cultural Inmaterial por la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia  y la Cultura (UNESCO). Esta manera de fabricarlos fue presentada por Portugal para evitar su extinción, frente a los, cada vez, más utilizados dispositivos electrónicos para la localización de las reses.

Pero, a pesar de vivir en estos tiempos tan avanzados en tecnología, todavía se pueden escuchar estos cencerros cuando se sale al campo, que nos avisan de que cerca podremos encontrar vacas, ovejas, cabras, etc.

El que exponemos fue donado por Manuel García Cecilia en agosto de 2016.