Varios

‘Voces de un Museo’ llenó de música nuestras salas

1 485

Las salas del Museo Etnográfico Extremeño González Santana se convirtieron los días 14 y 16 de julio en máquina del tiempo que permitió a las personas que participaron  los tres pases del proyecto Voces de un Cartel Voces de un MuseoMuseo trasladarse a otras épocas a través de una visita guiada, teatralizada y musical.

Voces de un Museo es un atractivo y novedoso proyecto en el que ha trabajado la Fundación Extremeña de la Cultura junto con la Dirección General de Bibliotecas, Museos y Patrimonio Cultural de la Junta de Extremadura. Su realización corre a cargo de la Asociación Cultural  La Voz Cantante siendo sus autores Miguel Murillo y Nuria Luengo y el director Alberto Barba.

El objetivo fundamental de este proyecto es presentar a los visitantes una nueva forma de acercarse a los contenidos del Museo. Se potencia una inmersión museística, facilitando al público experimentar una visión diferente de sus espacios, y logrando que sus piezas transmitan sensaciones y vivencias que, sin duda, no podría disfrutar con su sola visión.

Esta presentación se concibe como la primera fase de un proyecto a largo plazo que la Asociación Cultural La Voz Cantante, que lo promueve, tiene previsto impulsar para facilitar la repetición periódica del espectáculo, pretendiendo constituir un atractivo cultural

El proyecto consiste en la realización de una serie de espectáculos lírico-dramáticos, creados específicamente para cada museo, que evocan la Historia, la Mitología y la Tradición que surge del contenido artístico del museo a través de una doble vertiente de Teatro y Música. De este modo, las piezas de las diferentes colecciones  de nuestros museos serán presentadas, destacadas y promocionadas mediante textos y escenas dramático-musicales introducidas en visitas guiadas en los museos extremeños donde se van a celebrar.

Nuestras colecciones consiguen así una vía novedosa con la que ampliar su oferta de actividades, reclamo de visitantes, así como proporcionar una publicidad notable de la institución destacando su contenido más relevante. 09 Voces de un Museo. 16-07-16

El visitante que participe en Voces de un Museo se encontrará con que las piezas y los edificios se dirigirán a él de manera distinta, a través de la acción dramática y de la fuerza de la música en directo, yendo más allá del tradicional recorrido para sumergirlo en un sentido más profundo que le ayude a percibir lo que cada uno de los museos guarda y oculta.

En el Museo de Olivenza teatro y música se alternaron con explicaciones a cargo del director, Miguel Ángel Vallecillo.

La barca del Guadiana, la heladera de la tienda de ultramarinos, los minerales que gracias al proyecto Los Secretos de las Piedras se pueden ver en las salas, los cuadros del pintor portugués Gregório Lopes de la Sala de Arte Sacro, los discos de pizarra y la batuta de La Filarmónica o la cama de la casa labriega, en la que se aludió a la costumbre del hombre portugués de dormir en el lado derecho, fueron algunas de las piezas en las que se detuvo Vallecillo para ampliar información

La soprano Mariló Valsera y el barítono José Luis Torres Moruno

La soprano Mariló Valsera y el barítono José Luis Torres Moruno

Sus explicaciones se alternaron con tres breves piezas de teatro y música en el interior y una más en el patio que trasladaron al espectador a comienzos del siglo XX donde presenciaron una pelea entre una joven pareja, interpretada por la soprano Mariló Valsera y el barítono, José Luis Torres Moruno, que concluyó con la interpretación del acto primero de la zarzuela El barberillo de Lavapiés, de Asenjo Barbieri, con Juan Fernando Díaz al teclado.

Los visitantes fueron también testigos de una escena de salón en la que una joven, a la que dio vida la soprano Sara Garvín, preparaba desanimada la pieza Me llaman La Primorosa, de la zarzuela El Barbero de Sevilla, para una audición. Tras un enfrentamiento entre su profesor y su madre, y los ánimos de esta última, el personaje de Garvín interpretó la citada pieza despertando un largo aplauso.

La leyenda de la Tía Cabalganta, vecina de Táliga retirada en un viejo molino, a la que se atribuye la muerte de diversos hombres tras un desengaño amoroso que la llevó a rebelarse contra el mundo, fue el hilo conductor de la última escena realizada en el interior del Museo. Mariló Valsera, con vestido y velo negro, personificó a esta mujer, de nombre Manuela, que lamentaba su suerte y cerró su emotiva interpretación con Ai que linda moça, de Ernesto Halfter.

Ya en el exterior, músico e intérpretes, acompañados por Nuria Luengo, cerraron los tres pases con una actuación final en la que combinaron el poema musical Esta tierra, de Javier Busto, con la lectura de unos versos de Manuel Pacheco dedicados a Olivenza

Con ella se puso fin en el Museo a esta iniciativa regional cuya llegada a Olivenza fue aplaudida por los visitantes, que trasladaron a director sus felicitaciones.

Este proyecto ya se ha realizado en los Museos de Arte Romano de Mérida, Provincial y Museo de Cáceres, con un gran éxito y va a llevarse a cabo a lo largo del presente año en otros museos extremeños: Museo Vostell-Malpartida, Museo Etnográfico Textil Pérez Enciso de Plasencia, Museo Pérez Comendador-Leroux de Hervás, Museo de las Ciencias del Vino de Almendralejo y MEIAC de Badajoz.

 

Podéis descargaros en el enlace el Itinerario de visita

Sobre el autor / 

Administrador

Dejar una respuesta

Debes estar registrado para comentar.

Síguenos en:

Suscríbete:

Manténgase al día con las últimas noticias y actividades del museo, ¡Inscríbete hoy!