Una exposición documenta la restauración de dos tablas renacentistas portuguesas

Estados inicial y final de la tabla “La Resurrección de Lázaro”

El  jueves 28 de junio a las 20:00 h. en la Sala de Usos Múltiples del Museo de Olivenza tuvo lugar el acto inaugural de la exposición Tablas Renacentistas: crónica de una restauración.

La muestra trata de documentar el proceso de recuperación de dos pinturas La Resurrección de Lázaro y El Tránsito de la Magdalena, propiedad del Arzobispado de Mérida-Badajoz en depósito en el Museo de Olivenza desde 1991.

Según la opinión de algunos expertos, fueron ejecutadas entre los años 1545 y 1550, y son atribuibles al artista luso Gregório Lopes, pintor de cámara de los reyes portugueses D. Manuel I y D. João III.

Estados inicial y final de ‘El Tránsito de la Magdalena”

Ambas tablas se encontraban en muy mal estado de conservación debido al deterioro provocado por el paso del tiempo y a los cambios de humedad y temperatura.

La restauración, financiada íntegramente por la Junta de Extremadura, con el visto bueno del Arzobispado, fue encargada al taller de restauración de Enrique Moraza Molina en Jerez de la Frontera (Cádiz). En el proceso, que se ha llevado a cabo entre septiembre de 2017 y enero de 2018, ha participado el pacense Isaac Navarrete Álvarez, que ha devuelto su esplendor a varios retablos e imágenes de Extremadura.

Las tablas se exhibirán junto a imágenes y textos explicativos de las distintas etapas seguidas en su recuperación, que comprenden operaciones como determinación de alteraciones, análisis con luz ultravioleta, limpieza, fijación y reintegración.

La exposición permanecerá abierta al público hasta el domingo 16 de septiembre.

Las tablas renacentistas atribuidas a Gregório Lopes vuelven al Museo tras su restauración

En la mañana del sábado 27 de enero llegaron al Museo, desde el taller de Enrique Moraza Molina en Jerez de la Frontera (Cádiz) y tras un minucioso proceso de restauración las dos tablas del siglo XVI propiedad del Arzobispado de Mérida-Badajoz en depósito en la Sala de Arte Sacro desde 1991. Ambas pinturas, tras su preparación y embalaje, habían salido del Museo el pasado 11 de septiembre para su recuperación por resolución de la Secretaría General de la Presidencia de la Junta de Extremadura, siguiendo sus directrices de recuperación del patrimonio museístico,  contando con el pertinente certificado de disponibilidad y autorizaciones del Arzobispado.

Un momento del traslado de las tablas

La intervención ha consistido en la limpieza en profundidad, consolidación y reintegración de la pintura de estas dos obras que se encontraban en muy mal estado de conservación debido al deterioro provocado por el paso del tiempo y a los cambios termohigrométricos sufridos,  además de presentar grietas, desgastes, roces golpes, repintado y señales de ataque de insectos xilófagos (carcoma).

Ambas obras se atribuyen al pintor Gregório Lopes (1490-1550), pintor de cámara de los reyes D. Manuel I y D. João III hacia 1540, perteneciente a la llamada pintura portuguesa de la Boa Época. Junto con Vasco Fernandes y el Maestre de Lourinhã fue uno de los más importantes y destacados pintores del renacimiento portugués.

La Resurrección de Lázaro

Según la opinión de algunos expertos estas dos pinturas, La Resurrección de Lázaro y El Tránsito de la Magdalena, fueron ejecutadas entre los años 1545 y 1550, y podrían haber formado parte de un primitivo retablo situado en el altar mayor de la iglesia de Santa María Magdalena. Según el profesor Vítor Serrão, al menos una de las obras (La Resurrección de Lázaro) podría atribuirse al pintor portugués.

El Tránsito de la Magdalena

Ha participado en los trabajos de recuperación de las tablas, que se han prolongado durante cuatro meses, el afamado restaurador extremeño Isaac Navarrete Álvarez, consumado especialista nacido en Badajoz y afincado en Jerez de la Frontera que cursó sus  estudios y especialización en la Facultad de Bellas Artes de Sevilla. Navarrete ha devuelto su esplendor a múltiples joyas del arte extremeño como los retablos de las iglesias de Medina de las Torres, Ceclavín, Monroy,  Casar de Cáceres y el retablo de la iglesia de San Miguel de Jerez de los Caballeros, así como la imagen de la Virgen de Bótoa en 2012.

Una vez recibida la documentación e imágenes, las tablas serán protagonistas de una exposición en las que se describirán las diferentes fases del proceso.

Con la restauración de estas dos obras de arte se recupera parte del patrimonio artístico oliventino y extremeño.