El fotógrafo Santiago Rodríguez trae a Olivenza su exposición “A pie de calle”

El viernes, 14 de septiembre, a las 20,00 horas, en la sala de Actividades Alternativas del Museo tuvo lugar la inauguración de la exposición  A pie de calle, del fotógrafo Santiago Rodríguez.

Santiago nace en Peligros (Granada), en 1959 y desde 1987  ejerce su profesión en Badajoz, en los periódicos Hoy y Extremadura, hasta que en 1996 entra al servicio de la Excma. Diputación Provincial de Badajoz.

La muestra se compone de 50 fotografías, seleccionadas de un total de 900, realizadas entre los años 1987-1997, que se acompañan de otras tantas que se proyectarán tanto en pantalla, las más generales, como en un televisor, las referidas a Olivenza. Códigos QR, a pie de foto, remiten al soporte en papel donde se ha publicado: los diarios Hoy, Extremadura o en la revista Nuevo Guadiana.

“Santiago se convierte en portavoz visual de una década, consigue que la fotografía se transforme en documento y, por ende, en memoria”, en palabras de Martín Carrasco.

“La exposición hace revivir con fuerza nuestro pasado común”, dice Mercedes Barrado. Nos traslada a la tragedia del Chiado (1988), la caravana por la Paz en el Sáhara (1996), la riada de Badajoz (1997); a momentos duros relacionados con la droga y prostitución; a personajes de la cultura: Camarón, Wostell, Pacheco, Valhondo; a políticos: Suárez, Anguita, Mario Soares… Como dice el presidente de la Diputación de Badajoz,”A pie de calle es una caja de sorpresas”.

Tras exponerse en la sala Vaquero Poblador de la Excma. Diputación de Badajoz, ahora se puede visitar en el Museo Etnográfico Extremeño González Santana, de Olivenza, hasta el 14 de octubre.

Alfonso Moreno y Gema Molinero descubren sus “Detalles Taurinos”

Coincidiendo con celebración de la 28ª edición de la Feria del Toro de Olivenza, el fotógrafo Alfonso Moreno expone por tercera vez en Olivenza, en esta ocasión junto a la pintora Gema Molinero, combinando sus visiones de la tauromaquia en la exposición conjunta Detalles Taurinos, que será inaugurada el viernes 2 de febrero a las 19:00 en la Planta Alta del Museo.

Alfonso Moreno Cayado (1966), madrileño de raíces oliventinas, fue iniciado en el mundo del toro por su padre, con el que asistía desde los siete años al coso de San Sebastián de los Reyes.

Su afición a la fotografía, en cambio, vino dada por la necesidad de documentar gráficamente la evolución y el proceso de las obras de las que era encargado mientras trabajó en la construcción. Una incapacidad laboral motivada por un accidente propició que ambas aficiones se fundieran, al disponer de más tiempo libre, dando como resultado esta magnífica colección de imágenes taurinas.

ALFONSO MORENO CAYADO “El Colorido”. Papel fotográfico

Ha expuesto en 2012 en el Edificio MARPE de San Sebastián de los Reyes y su obra ha sido seleccionada en los concursos de fotografía organizados con motivo de los famosos encierros celebrados durante las  fiestas patronales de esta localidad madrileña.

En el Museo de Olivenza ha mostrado ya su obra en 2014 (Momentos Taurinos) y 2015 (Una tarde en Olivenza).

Las 15 fotografías que componen la exposición están tomadas en las plazas de toros de Olivenza, Las Ventas, Vistalegre y San Sebastián de los Reyes, así como en la Sierra de Madrid y muestran diferentes momentos y situaciones de la lidia, captados al azar en el ruedo y de los toros en libertad en el campo.

GEMA MOLINERO CÁMARA. “El Colorido”. Acrílico sobre papel

De forma paralela, la artista Gema Molinero Cámara (1968) licenciada en Bellas Artes y Profesora de Diseño en las Escuelas de Arte de la Consejería de Educación de Madrid, ofrece una versión alternativa de cada imagen a través de su interpretación abstracta.

En sus propias palabras “… bajo el interés de una temática motivadora, mi inquietud artística se altera y entra en juego una combinatoria de representación formal de carácter figurativo y/o abstracto, donde el color se convierte en el gran protagonista. Busco esa complicidad con el espectador, donde observo las reacciones ante la apreciación del color en unión a la forma, obteniendo esa diferenciación y variabilidad en las interpretaciones de la esencia humana…”

La exposición permanecerá abierta al público hasta el domingo 4 de marzo, día de clausura de la Feria.

José María Ballester presenta una selección de sus fotografías en la muestra “SENTIR LA LUZ”

El pasado viernes 11 de septiembre tuvo lugar en la Sala de Actividades Alternativas del Museo Etnográfico Extremeño González Santana de Olivenza  la inauguración de la exposición Sentir la luz, de José María Ballester.

Pacense de nacimiento y fotógrafo autodidácta, encuentra su vocación en los años ochenta, vinculándose al mundo de la fotografía en la Agrupación Fotográfica Extremeña, de la que es directivo durante más de 20 años.

Museo Etnográfico. "González Santana". Extremadura. Olivenza. Exposiciones. Sentir la Luz. José María Ballester

Un momento durante la inauguración de SENTIR LA LUZ de José María Ballester

Su extensa obra ha marcado pautas vitales en su trayectoria, de ahí sus numerosas exposiciones colectivas e individuales, en territorio español y en el país vecino, que hacen de este autor un personaje singular y único en el ámbito fotográfico de la región.

En SENTIR LA LUZ  Ballester reflexiona sobre la superficie del cuerpo, para expresar en términos plásticos y a través de los gestos, todo lo que contiene el cuerpo humano: forma, volumen, superficie, gesto y acción. Se trata de medio centenar de obras únicas, en blanco y negro, realizadas en papel baritado, reveladas con cloruro bromuro con duración museística.

Entendido como un fenómeno artístico, el desnudo ha fascinado a lo largo de toda la Historia del Arte, por la necesidad de reflejar lo más cercano y próximo a nosotros mismos, un cosmos complejo y diferenciado. Desde la sensibilidad a la recreación, el cuerpo ha formado parte del “mapa de las emociones” físicas y psíquicas. Por ello romper la barrera del objeto reflejado a través de la imagen fotográfica, ha sido muy fácil, pero expresar su naturaleza a través de la belleza de una superficie en movimiento, entra dentro del dominio, no solo de la técnica, sino de la poesía, del volumen y de la forma.

Ballester nos muestra, en esta exposición, una imagen moderna, sutil y dinámica, próxima a la generación de grandes fotógrafos como Edward Weston, el gran Helmut Newton o Patrizia Savarese y, sobre todo de Howard Schatz, a quien le une el estudio de posturas, juegos de volúmenes y su preferencia por la figura del hombre de la calle, del cuerpo anónimo.

            Sentir la luz podrá visitarse hasta el 18 de octubre en el horario de apertura del Museo.