Una sombrilla de luto, Pieza del Mes de noviembre 2018

Durante el mes de noviembre el Museo quiere tratar el luto mostrando una sombrilla negra.

A finales del s. XIX y principios del XX el ser humano afrontaba el tema de la muerte de manera diferente. Hoy la defunción se esconde en hospitales y tanatorios, lejos de la vista y de la casa familiar; pero antes, para la gente en duelo, la demostración pública de su pena era tanto una necesidad como un deber.

Así, en el siglo XIX, el dolor por la pérdida de un ser querido se manifestaba mediante una indumentaria de color negro, sujeta a unas reglas.

El negro no es el color universal del luto, así, por ejemplo, en Corea es el azul y en Oriente el blanco. En Occidente, el difunto vuelve a la tierra, deviene en cenizas y parte hacia la oscuridad, de ahí el color negro, que empezó a usarse para este fin, en 1498, cuando la reina Ana de Bretaña lo adoptó tras la muerte de su esposo, Carlos VIII rey de Francia. Igualmente la reina Victoria, tras la muerte de su amado Alberto en 1861, dio paso a un largo proceso de luto y dolor.

El tiempo dedicado al luto dependía de las zonas geográficas. A principios del siglo XX se esperaba que una mujer llevara luto unos dos años más seis meses de alivio por su marido, otros dos años más seis meses de alivio por un hijo, un año y seis meses de alivio por padres, seis  meses por los abuelos y hermanos. En Olivenza, según texto de Rita Asensio, por  un padre o madre se podía estar hasta cinco años de luto.

Estar de luto significaba poner un paréntesis en la vida social, así como impedir toda actividad que pudiera interpretarse como entretenimiento. En Olivenza, no se pintaban las fachadas, no se barría la puerta de la calle, ni se limpiaban los llamadores de metal, tampoco se tocaba instrumento musical, ni se cantaba, entre otras muchas cosas.

En cuanto a la vestimenta, el período de duelo se dividía en tres etapas: luto riguroso, medio luto y luto aliviado. Durante el luto riguroso era imprescindible vestir completamente de negro, con tejidos sin brillo y usar velo, sobre todo en el primer año. Durante el medio luto los tejidos eran más ricos y los trajes menos severos a los que se podía añadir adornos de muselina de seda negra, guipur o bordados. El luto aliviado implicaba usar ropas normales en colores apagados como gris, blanco, morado, lila, etc.

Para el hombre era más sencillo, solo tenía que anunciar su pérdida mediante una corbata negra, un brazalete o un botón forrado de tela negra colocado en el ojal de la chaqueta.

Los accesorios como sombreros, sombrillas, abanicos, pañuelos de mano, etc., también debían ser de color negro riguroso. Un ejemplo es la sombrilla que exhibimos este mes, toda de color negro, incluidas las varillas que están empavonadas para evitar la nota clara del metal.

En cuanto a las joyas, se podían llevar agujas de sombrero, broches y collares de madera negra. En la era victoriana, el azabache era la piedra más popular de la joyería de luto, así como los broches y pendientes que contenían un mechón de cabello del difunto. Los motivos decorativos en las joyas de luto solían ser temas florales. La rosa, si estaba en forma de capullo, significaba la muerte de un niño, y si estaba abierta significaba la muerte de un adulto.

A mediados del siglo XX, el negro perdió su connotación funeraria, dejó de ser exclusivo de luto para convertirse en sinónimo de elegancia, muy usado en actos sociales de etiqueta.

La sombrilla fue donada por Francisco Borrallo González en 2017.

Los colores del Mediterráneo en el Museo

Del 27 de octubre al 25 de noviembre, podrá visitarse, en la sala de Actividades Alternativas del Museo la exposición Los colores del Mediterráneo, de Carmen Ramón Mesado.

Carmen nace en Catarroja (Valencia), en 1950.Sus primeras obras las realiza sobre sacos de arroz que llevaban al molino desu padre. En la actualidad compagina la pintura sobre seda, en pañuelos, mantones,chales, tela para vestidos, con la reproducción de azulejos de las cocinasvalencianas del siglo XVIII y XIX, cuya temática ha trasladado a la seda.

Como dice, ” Mi obra no obedece a un programa metódico, es generalmente fruto de ideas que surgen en algún momento del día (…) El color me lo da la luz del día, la tonalidad del mar, el cielo y las plantas que veo desde mi casa y para ser más sincera, los colores que me van quedando en los botes”.

Carmen Ramón Mesado 

Carmen trabaja la seda con diversas técnicas: guta, rotulador, sal, alcohol, etc. Su preferida es la guta, con la que perfila el dibujo y luego superpone capas desde las tonalidades más suaves a las más intensas, buscando el matiz final para cada parte de la obra.

Tiene predilección por los colores vivos. Por ello, utiliza mucho los tonos cálidos, como el rojo, el amarillo, el naranja y el verde. No concibe la vida sin luz, sin colores y sin felicidad, de ahí que el color negro esté guardado en un cajón.

   Buena parte de sus trabajos se encuentran en Canadá, Argentina, China, EE.UU y repartidos por toda España, donde ha realizado numerosas exposiciones.

Como se ha dicho, en el Museo Etnográfico Extremeño González Santana se puede disfrutar de esta muestra hasta finales de noviembre.

Carmen Ramón Mesado entrevistada por TVO

Acogemos dos actividades del evento cultural ‘Una mirada hacia Brasil’

Eduardo Machado Macías-Naharro y João Morgado durante la presentacion de “Vera Cruz”

         Olivenza y Belmonte, localidades hermanadas desde el año 2016, comparten un nexo de unión que pasa por la llegada de la primera expedición europea a tierras brasileñas; una expedición comandada por el navegante Pedro Alvares Cabral, nacido en Belmonte, y en la que viajaba Fray Enrique de Coimbra, religioso que ofició la primera misa celebrada en Brasil, que llegó a convertirse en Obispo de Ceuta, con residencia en Olivenza, y cuyo cuerpo descansa en la iglesia oliventina de Santa María Magdalena.

Cartel exposición Padre António Vieira

 

 

Con este motivo el Ayuntamiento de Olivenza con la colaboración de varias entidades organizó el 23 de septiembre el evento cultural Una mirada hacia Brasil, con un variado programa, y  en el que participaron el Museo Etnográfico Extremeño González Santana albergando dos de sus actividades en la Sala Baja de la Torre del Homenaje:

 

         A las 13,30 h. tuvo lugar la presentación del libro Vera Cruz, de João Morgado. La obra de este periodista portugués relata los pormenores de la vida del navegante portugués Pedro Alvares Cabral, así como de la expedición que llegó hasta las tierras de la Vera Cruz, hoy Brasil.

         A las 14:00 h. se procedió a la inauguración de una exposición sobre la figura del Padre António Vieira. Cedida por el Centro de Língua Portuguesa del Instituto Camões de Cáceres, esta muestra profundiza en la vida de este misionero jesuita, diplomático, escritor y orador reconocido como uno de los grandes defensores de los derechos humanos de los indígenas y por su condena a la esclavitud ejercida sobre la población nativa.

Hexacordo cierra “A Defesa das Portas” 2018 con un concierto didáctico

El domingo 23 de septiembre el Grupo de Música Antigua Hexacordo ofreció en la Sala Baja de la Torre del Homenaje del Museo Etnográfico Extremeño González Santana de Olivenza una conferencia-concierto titulada El contexto sonoro de un proceso político ibérico (1580-1640-1668), a modo de clausura de la tercera edición del programa A Defesa das Portas.

Diferentes tipos de cornetas utilizadas en el concierto

El nombre del grupo, integrado por los músicos Miguel del Barco Díaz y Manuel Pascual procede del griego hexa (seis) khorde (cuerdas) hace referencia a la serie de seis notas que servirá de modelo sonoro al sistema de interpretación de los sonidos inventado en el siglo XI por Guido d’Arezzo.

Hexacordo nace en 2003 con el propósito de reconstruir e interpretar la música renacentista y barroca con instrumentos reproducciones de los originales y bajo los actuales criterios histórico-musicológicos.

El evento pedagógico artístico que presentó Hexacordo nos situó en la linea temporal del proceso politico que rodea la situación de inestabilidad política y entre el Reino de Castilla y de Portugal (1580-1640-1668).

Durante el evento se explicaron los instrumentos, las obras y el significado de la parte musical. Al final de la conferencia concierto, hubo un turno de preguntas para saber mas sobre los instrumentos, la interpretación, las fuentes originales. Tras el concierto el público pudo ver y tocar los instrumentos utilizados por los intérpretes, una réplica de una espineta del siglo XVI y varios modelos de corneta (soprano, alto y tenor)

El público tuvo la oportunidad de ver y tocar los instrumentos antiguos

En el programa una selección de romances y obras populares de los cancioneros de Elvas, Belém, Lisboa y París, manuscritos de origen portugués, en el que muchas obras musicales están en castellano. Abarcan temporalmente desde el siglo XVI a mediados el XVII.

Dos museos unidos por la exposición “Alfarerías extinguidas”

Tarro de ordeño o herradón. (Herrada)

El Museo de Alfarería de Salvatierra de los Barros y el Etnográfico “González Santana” de Olivenza organizan conjuntamente la exposición Alfarerías Extinguidas que presenta una selección de cien piezas de variada tipología pertenecientes, en su mayoría, a la colección del ceramólogo salvaterreño José Luis Naharro.

Barril de campo

La muestra ofrece una visión panorámica de la alfarería tradicional española tratando de explicar cómo los profundos cambios en la demanda, la llegada de nuevos materiales y las novedades técnicas producidas en los menajes han provocado una profunda transformación en la alfarería de uso que se traduce, en unos casos, en la extinción de un buen número de centros productores y, en otros, en la desaparición de formas y tipos cerámicos que han perdido su funcionalidad en el momento actual.

La exposición pretende, al tiempo, poner en valor el trabajo en red de dos museos que entienden la importancia de colaborar para dar a conocer materiales que contribuyen a difundir los recursos culturales de nuestra región.

Esta muestra, inaugurada el 21 de septiembre, permanecerá abierta al público hasta el 18 de noviembre próximo.

Acto inaugural exposición “Alfarerías Extinguidas” (21 de septiembre 2018)

Daniel Silva Cortés presentó su libro “El Gorrión Blanco” con OliExcénicas Teatro

El jueves 20 de septiembre, a las 21,30 HORAS, en el Patio de Armas del Museo Etnográfico Extremeño González Santana de Olivenza tuvo lugar el acto de presentación y firma de ejemplares del libro El gorrión blanco de Daniel Silva Cortés, tras la suspensión el pasado viernes 14 por inclemencias meteorológicas.

Daniel Silva Cortés nació en Olivenza en enero de 1988. Estudió Diseño y Producción Editorial y actualmente está finalizando Filología Hispánica. Desde joven sintió pasión e inquietud por la creación literaria, terminando su primera novela a la edad de quince años. El gorrión blanco es su primera obra publicada y fue elaborada tras varios procesos de reescritura entre 2011 y 2018.

Iván Rosado, gerente de la empresa pacense Códice, Gestión de la Información, la describió como un beligerante viaje hacia lo más recóndito del inconsciente, una búsqueda de la verdad, una exploración de las miserias y las bondades del ser humano, un universo onírico de abstractos escenarios y personajes subyacentes que atrapan al lector y le invitan a una lectura reflexiva.

En líneas generales, se trata de un thriller con ingredientes psicológicos sabiamente integrados y que ampara una historia de amor bizantina, a su vez enmarcada en un cuadro de ética y crecimiento personal y espiritual. Autores como Espronceda, Bécquer, Coronado o Unamuno son algunas inspiraciones del escritor.

La presentación contará con la colaboración del grupo de teatro local Oliexcénicas. No será una presentación al uso, sino una sutil expansión teatral de los elementos de metaliteratura presentes en el relato.
https://www.youtube.com/watch?v=wFigTthySqg

Una encorchadora manual, Pieza del Mes de septiembre 2018

El vino es una de las bebidas más antiguas que se conocen. Su historia es paralela a la historia de la humanidad. Son muchos los pasajes de la historia en los que el vino se representa como protagonista de eventos importantes.

El primer paso para la vinificación es la vendimia, o recolección de la uva, que resulta ser un proceso delicado ya que tiene que pasar el menor tiempo posible desde su recolección hasta su elaboración. Una vez recogida la uva pasa por una serie de fases como el despalillado, estrujado, primera fermentación y maceración, segunda fermentación o fermentación maloláctica, trasiego, clarificación y filtración, crianza, embotellado y etiquetado.

El embotellado consta de un conjunto de operaciones para el acondicionamiento final del vino con el objeto de realizar su expedición y venta final al consumidor. Uno de los aspectos más importantes es el taponado y encapsulado.

Hace algunos años, en bodegas pequeñas, donde el proceso de embotellado era manual o poco profesional, para insertar el corcho se usaba una encorchadora como la que muestra el Museo. Se trata de una pieza de madera de sección circular con el interior hueco, con una cámara conectada a una barra de madera que se encuentra en la parte superior.

Para su uso se pone en contacto la pieza con el cuello de la botella y se dispone un tapón de corcho en el interior de la cámara, para que, ejerciendo presión o golpeando la barra de madera, introduzca el tapón en la boca de la botella. Para facilitar el proceso se podía remojar el tapón en agua caliente o en líquido, preferentemente vino.

Esta pieza forma parte de los Fondos Antiguos del Museo.

 

El cantautor extremeño Luis Pastor presentó su último libro en nuestro Patio de Armas

El cantautor extremeño Luis Pastor presentó su último libro  Qué fue de los cantautores. Memorias en verso en el Patio de Armas del Museo de Olivenza el domingo 2 de septiembre.

Luis Pastor en Fundación CB (foto Aida Hagag)

Luis Pastor (Berzocana, 1952) llegó a Madrid a principios de los sesenta, instalándose con su familia en el barrio de Vallecas. Desde pequeño tuvo vocación de cantante. A los catorce años, dejó el colegio y entró a trabajar de botones en una compañía de seguros. A los dieciséis años compró su primera guitarra. A los diecisiete escuchó un disco de Paco Ibáñez y descubrió la poesía.

Comenzó cantando en la iglesia de su barrio, en centros juveniles, en casas particulares y reuniones de amigos, en locales que llenaba a pesar de su precariedad, hasta labrarse una sólida carrera como cantautor desde sus comienzos en 1972 a la actualidad.

Luis compagina sus conciertos en directo con el trabajo de compositor para artistas como la desaparecida Cesária Évora, Juan Valderrama, Gala Évora, Jarcha o Carmen Linares.

¿Qué fue de los cantautores? Memorias en verso, coeditado por Capitán Swing y Nórdica, es un repaso autobiográfico rimado por la vida de Pastor desde la niñez en su pueblo natal hasta su etapa más actual, pasando por la llegada a Madrid y su aterrizaje en Vallecas, la época dorada de la canción protesta, el supuesto olvido al que la relegaron los años de la movida y el pop y su renacer de la mano de una nueva generación de cantautores.

El poeta y cantautor extremeño, además de presentar el libro, recitó algunos poemas y repasará algunos de sus temas más populares acompañado por Lourdes Guerra y la oliventina Raquel Sandes Antúnez.

El artista Pedro Castaño Gallardo impartió una master class en el Patio de Armas

En la mañana del viernes 31 de agosto  de 2018 y como actividad paralela a la celebración de su exposición Mar y Tierra, el pintor y escultor extremeño Pedro Castaño Gallardo impartió en el Patio de Armas del  Museo Etnográfico Extremeño González Santana de Olivenza una master class dirigida tanto a artistas locales como a cualquier interesado-a en conocer las técnicas de este pintor y escultor extremeño, tanto en pintura al óleo como en acuarela.

Aunque afincado en Cataluña, Pedro Castaño Gallardo nació en la localidad de Hornachos (Badajoz) en 1950. Descubrió desde bien pequeño sus dotes para la pintura y con el tiempo, también para la escultura.

Sus obras son un homenaje a la tierra que lo vio nacer, al campo extremeño, a sus habitantes; también al lugar al que emigró, donde el Mediterráneo acapara buena parte de su temática. En ellas pone su acento en el color y la luz, cargándolas de emoción.

Ha expuesto en numerosos museos y galerías, a la vez que participado en múltiples concursos y certámenes. Su obra se encuentra distribuida por diferentes puntos de Extremadura, Cataluña, otras comunidades de España, Francia e incluso China.

El objetivo de esta actividad, organizada en colaboración con el Espacio para la Creación Joven (ECJ Olivenza) no ha sido otro que el contacto directo entre creadores compartiendo espacio y experiencias para que, de manera natural, surjan sinergias provechosas para los-as participantes.

La exposición itinerante ‘Diez años de Pieza del Mes …’ viaja a Monsaraz

La bella localidad de Monsaraz albergará la exposición entre el 18 de julio y el 7 de octubre de 2018

El sábado 18 de agosto tuvo lugar el acto inaugural de la exposición Diez años de la pieza del mes, en la iglesia de Santiago-Galería de Arte,

Iglesia de Santiago – Galería de Arte

situada en Monsaraz, localidad portuguesa que visita esta muestra itinerante por invitación de la Câmara Municipal de Reguengos de Monsaraz como parte de la bienal cultural Monsaraz: Museu aberto: paisagem cultural, que celebra este año su tercera década.

Basada en la monografía homónima editada en 2014 por la Diputación de Badajoz y cuya autoría comparten Miguel Ángel Vallecillo TeodoroMaría Teresa Plaza Núñez y Luisa González Méndez, la exposición, organizada en 2016 con motivo del 25º aniversario de la inauguración oficial del Museo, recoge una selección del contenido de la publicación.

A lo largo del recorrido se ponen a disposición del visitante  fotografías, fichas técnicas y datos documentales de todas las piezas que el Museo ha ido mostrando entre 2004 y 2013 para dar a conocer fondos de sus colecciones que, por hallarse ubicados en el almacén o en un segundo plano en las salas de exposición, son de difícil acceso para el visitante.

Diez años de Pieza del Mes refleja la heterogeneidad de los fondos custodiados en el Museo, proporcionando información puntual sobre cada objeto como su origen en el tiempo, sus características técnicas o datos sobre la persona que, en su caso, lo donó.

Se exhibirán un total de 42 piezas representativas de las 120 que aparecen en el catálogo, acompañadas de su pertinente explicación.

Convertida en muestra itinerante, esta actividad pretende dar a conocer el vasto patrimonio que acoge nuestro Museo, un homenaje a nuestros antepasados y estrechar lazos culturales con otras localidades españolas y portuguesas.

La exposición podrá visitarse hasta el 7 de octubre de 2018.