Dos museos unidos por la exposición “Alfarerías extinguidas”

El Museo de Alfarería de Salvatierra de los Barros y el Etnográfico “González Santana” de Olivenza organizan conjuntamente la exposición Alfarerías Extinguidas que presenta una selección de cien piezas de variada tipología pertenecientes, en su mayoría, a la colección del ceramólogo salvaterreño José Luis Naharro.

La muestra ofrece una visión panorámica de la alfarería tradicional española tratando de explicar cómo los profundos cambios en la demanda, la llegada de nuevos materiales y las novedades técnicas producidas en los menajes han provocado una profunda transformación en la alfarería de uso que se traduce, en unos casos, en la extinción de un buen número de centros productores y, en otros, en la desaparición de formas y tipos cerámicos que han perdido su funcionalidad en el momento actual.

La exposición pretende, al tiempo, poner en valor el trabajo en red de dos museos que entienden la importancia de colaborar para dar a conocer materiales que contribuyen a difundir los recursos culturales de nuestra región.

La exposición se inaugurará el 21 de septiembre de 2018 y será clausurada el 18 de noviembre próximo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nueva incorporación al espacio expositivo

Taladro de lañador

 

 

Los fondos de nuestra Sala de Cerámica se han incrementado con la incorporación de  una curiosa pieza donada por D. Natalio Sández Silva, de Olivenza. Se trata de un taladro de lañador, llamado así porque ponía lañas o grapa de hierro que se utilizaban para unir las partes rotas de algún cacharro de barro o loza fina.

Se hacía un orificio en cada lado de la fisura y se  introducía la grapa que, una vez tensada y con la aplicación de cal grasa que fraguaba rápidamente, permitía el uso normal de la pieza. Los orificios para colocar las grapas o lañas se hacían con este taladro, también llamado de inercia, porque su uso se basa en la fuerza del giro que permite enrollar y desenrollar con mínimo esfuerzo, como ocurre con un yo-yo, consiguiendo la perforación perfecta.

Dicen que los trabajos lañados duraban toda la vida, y si volvían a romperse, no lo hacían por la grieta lañada.

Desde el Museo queremos expresar al donante nuestra generosidad

Los hermanos Bermejo Pérez donan al Museo un torno de alfarero

El alfarero Diego Bermejo Pérez.

El alfarero Diego Bermejo Pérez.

Como parte de las actividades programadas en 2016 por el Proyecto Reminiscencia, que el Museo viene llevando a cabo en colaboración con CASER Residencial Olivenza, fue organizado un taller de modelado de arcilla impartido el pasado 5 de julio por el artesano Diego Bermejo Pérez.

Tras concluir el taller, Diego, junto a su hermano Juan, puestos al corriente de la falta de un torno de alfarero que completase nuestra colección de cerámica, tuvieron la gentileza de donar al Museo una de estas ya escasas herramientas.

El ejemplar donado funcionó durante los años 50 en la localidad de Salvatierra de los Barros. Se compone de un sencillo armazón de hierro, de forma cuadrada, en cuyo centro se ubica un plato de hierro que gira mediante un mecanismo a través de un eje unido a una rueda de madera, accionada con el pie y que transmite el movimiento.

Desde el Museo queremos agradecer a Diego y Juan Bermejo Pérez su sensibilidad y generosidad.

El colectivo valenciano “Canyada d’Art” expone en Olivenza

Por diversas circunstancias, que facilitan el ejercicio de las artes y la cultura en general, en el enclave residencial de La Canyada de Paterna (Valencia) y su entorno viven y trabajan un numeroso grupo de artistas que, en el año 2007, después de varias coincidencias, decidieron formar un grupo de acción cultural. Este grupo acordó identificarse con el nombre: CANYADA D´ART.

La idea que comparten es:

EL ARTE COMO

EXPRESIÓN DE LIBERTAD.

Los artistas tienen la facultad de expresar y transformar la realidad,  liberando, a través de su creación,  gran parte de sus miedos, dudas y temores. Todas sus inquietudes plásticas y emocionales cobran vida en su obra y en muchas ocasiones están enraizadas en el tiempo y en la sociedad con quien les ha tocado vivir,  expresando  su satisfacción o indignación con todo ese mundo que conforma su propia vida. La técnica y la emoción se entrelazan plasmándose en el soporte como reflejo (O espejo) de su mundo interior.

Los miembros del colectivo Canyada d’Art muestran sus diferentes puntos de vista, utilizando cada uno su lenguaje para crear diálogos abiertos y reflexionar sobre la percepción de la propia realidad.

Quieren captar la atención del espectador e invitarlo a sumergirse en su mundo imaginario, que forme parte de él y se vea arrastrado por las diferentes propuestas para provocar su propia reflexión y que se creen puentes entre la obra y el espectador.

Desde 2007 Canyada d’Art  ha desarrollado diferentes actividades culturales y expositivas afianzándose como grupo y evolucionando constantemente a favor del Arte.

En esta muestra se dan cita pintores, escultores, fotógrafos y ceramistas de este colectivo valenciano.