Esta sala nos propone un recorrido por los diferentes asentamientos y culturas que se han ido sucediendo en el término de Olivenza.

Nada más entrar, a la derecha, nos encontramos con tres vitrinas con abundantes restos neolíticos procedentes de la Sierra de Alor (hoces, lascas, molederas), vasijas, fíbulas, ídolos placas y cuchillos de sílex del ajuar de Monte Nuevo; a ello se suman vestigios de la Edad del Bronce, un fragmento de hacha y punta de lanza, además de un pendiente de oro. De este mismo período es la estela funeraria localizada en la finca de Monte Blanco, con figura esquematizada del difunto, en posición erguida, y mostrando gran expresividad gracias a sus brazos alzados, como dirigidos al cielo. En ella se reconocen sus armas: una lanza, espada de hoja larga y con empuñadura, escudo, carro.

De la Edad del Hierro los materiales son escasos, destacando un cántaro funerario, de forma globular, con cuello corto y dos pequeñas asas, del siglo V a. C. Otra de las vitrinas nos remite al mundo romano, con útiles originarios de las termas de San Francisco: lucernas, monedas, vidrios, mosaicos, fragmentos de vasijas, mascarón báquico, de fundición, tallado en forma de T, con orificio en su parte superior y medallón en la inferior, donde se reconoce una figura masculina barbuda, posiblemente Baco.

También se descubre una moneda en cuyo anverso se lee CONSTANTINUS.MAX.AUG, que acompaña a un busto con paludamentum hacia la derecha y diadema. En el reverso se graban dos soldados con casco, lanza y escudo hacia los lados de una insignia con Laborum y monograma de Cristo, donde se reconoce la expresión GLORIA EXERCITUS. Otro elemento que se detalla es una pierna masculina, fragmento de una estatuilla realizada en mármol claro.

Otra vitrina nos aproxima al mundo visigodo con vestigios de la iglesia de Valdecebadal: una barrotera de cancel, labrada en mármol, fragmento de cancel, donde se reconoce una columna salomónica, rosetas y el árbol de la vida, jarra de arcilla y moharra fundida en hierro.
En las dos últimas vitrinas se exhiben algunos restos árabes y otros hallados en elconvento de San Juan de Dios.

También en esta sala se localiza la piedra fundacional del Castillo, tallada en mármol, con inscripción que alude a que fue colocada el día de San Miguel, de 1306, reinando Don Dinis. Se completa con una figura femenina y el blasón de armas de Portugal, el de Olivenza, un olivo, y el de los Rego. Por último, un escudo heráldico, posiblemente del siglo XVII.

Aqrueologia1 Aqrueologia2

Síguenos en:

Suscríbete:

Manténgase al día con las últimas noticias y actividades del museo, ¡Inscríbete hoy!