Esta actividad era ejercida en pequeños establecimientos regentados por un maestro, que realizaba las tareas más complejas, asistido por varios aprendices.
En el taller se llevaban a cabo dos tipos básicos de trabajo: el de obra prima, o fabricación de calzado nuevo, y el arreglo del deteriorado. Los materiales empleados eran distintos tipos de piel, corcho e hilo de cáñamo.

En el centro de la sala podemos observar las características banquetas sin respaldo, junto al baño de agua para reblandecer la piel antes de trabajarla, el yunque de zapatero y el bol con la cera para el cosido.
Colgados en la pared de la derecha, se encuentran los patrones de papel y cartón, con las distintas partes del zapato y, al fondo, hormas de madera de varios números.
Las herramientas más pequeñas se disponen en la estantería de la izquierda, donde se agrupan las de corte (cuchillas), cosido (leznas), claveteado (martillos y tenazas), y pulido (patas de cabra y hierros de lujar)…

En el rincón de la izquierda, aparato para enfresnar o plegar la piel; en el de la izquierda, máquina de aparar, similar a la de coser, excepto en el vástago cilíndrico donde se introducía la bota.

Repartidos por la sala, algunos ejemplares de botines, alpargatas y sandalias, los más antiguos, de principios de siglo.

Zapateria Zapateria2

Síguenos en:

Suscríbete:

Manténgase al día con las últimas noticias y actividades del museo, ¡Inscríbete hoy!