Pieza del mes

Maquinaria de reloj de torre (1792), Pieza del Mes diciembre 2006

0 61

El reloj se ha convertido en elemento indispensable en la sociedad actual como regulador  de la vida familiar, laboral y social. Desde la antigüedad se tienen conocimientos de relojes de agua, aire, sol y arena, de los que nos informa Vitrubio. A medida que ha evolucionado la tecnología han ido apareciendo nuevos modelos de mayor precisión y mejores prestaciones, incorporándose a electrodomésticos y ordenadores.

Se cree que los grandes relojes de pesas y ruedas fueron inventados en Occidente por el monje benedictino Gerberto, futuro Papa Silvestre II, hacia finales del siglo X, aunque ya con anterioridad se conocían en el Imperio Bizantino. Con el tiempo se ubicaron sobre torres con la finalidad de que los ciudadanos tuviesen conocimiento de la hora del día. A ellos se conectaban  campanas grandes y sonoras que indicaban, con un toque peculiar las horas y los cuartos.

Olivenza, ciudad en la que se reconoce una torre próxima a su Cámara Municipal,  dibujada en 1509 por el portugués Duarte de Armas.

El reloj que hoy se exhibe como pieza del mes,  obra del maestro   D. Antonio Aymard, marcó las horas para los oliventinos entre 1792 y 1986, costando al erario público  566 escudos. Pertenece al grupo de relojes de péndulos, cuya  fuerza motriz es  la gravedad, que actúa sobre una masa suspendida de una cuerda  alrededor de un cilindro que es el encargado de trasmitir el movimiento al piñón que mueve la rueda.

Sobre el autor / 

Administrador

Dejar una respuesta

Debes estar registrado para comentar.

Síguenos en:

Suscríbete:

Manténgase al día con las últimas noticias y actividades del museo, ¡Inscríbete hoy!