Pieza del mes

Un recorte de periódico sobre Miss Olivenza 1933, Pieza del Mes septiembre 2010

0 79

En el periódico La Libertad, de 27 de abril de 1933, su corresponsal, en la sección El culto a la belleza, nos informa de la elección de Miss Olivenza, en la noche del 24 de citado  mes, en el intervalo del primer al segundo acto de la representación de la comedia Viva Alcorcón, que es mi pueblo, obra original de Francisco Ramos de Castro y Anselmo C. Carreño. Fue en la pausa entre el segundo y tercer acto cuando se procedió a la lectura de la votación, resultando elegida, con dos votos, la señorita Modesta Rosado, tras desempate con su compañera María Luisa Rodríguez. También se presentaron las señoritas Encarnación Rivero, Pilar y Luisa Núñez.

El jurado lo componían: don Alberto Encinar, empresario del teatro; don Felipe Martínez Rengifo, licenciado en Ciencias; don José Cabalgante, fotógrafo; don Antonio Cárdena, industrial; don Avelino Villard, propietario, y el delegado de LA LIBERTAD, de Badajoz, don Félix Méndez.

Nuestro corresponsal, cuartillas bajo el brazo y lápiz en mano, se dirige a la calle del Carmen nº 20, donde vive Modesta Rosado Tibarra, elegida Miss Olivenza, para entrevistarla. A continuación reproducimos literalmente lo extraído de dicho artículo.

_ Estará usted satisfecha de su triunfo.

* Ya comprenderá usted. Pero yo creo que el jurado ha sido excesivamente benévolo al concederme ese honor.

_ Que usted no esperaba…..

*Claro; ¡Quién iba a suponerlo siquiera cuando hay en Olivenza tantas mujeres bellas.

_ Luego. ¿Si usted se imagina el resultado de la elección no hubiera ido al teatro?

* Estoy muy agradecida al público, al jurado, a la compañía, en fin, a todos, que no se enfaden, que no lo tomen a desprecio, pero no hubiera ido.

_ Tiene usted de modesta algo más que el nombre. Bueno no; a otra cosa. ¿Cuántos años tiene usted?

*Dieciséis he cumplido el día 1 de Agosto.

_ Bien aprobados por cierto. ¿Y….de novio?

*Yo no tengo novio; soy muy joven y creo que por ahora tengo bastante con atender a mis padres y a mis hermanos.

_ Pretendientes……

*No han faltado pero, repito no me llama la atención ninguno.

_ Usted sabrá que no ha estado hablando conmigo, sino con el delegado de LA LIBERTAD.

*No, por Dios: no diga usted nada.

_ Bueno; no diré nada.

Como tomábamos algunas notas la señorita Rosado nos pregunta: ¿Y eso que está escribiendo?

_ Pues para que no se me olvide “que no he de decir nada”.  Ya ve usted linda joven que no digo nada, ni una palabra ¿Se enteran ustedes amables lectores?

CORRESPONSAL

Sobre el autor / 

Administrador

Dejar una respuesta

Debes estar registrado para comentar.

Síguenos en:

Suscríbete:

Manténgase al día con las últimas noticias y actividades del museo, ¡Inscríbete hoy!